Cómo establecer metas

“Con una meta bien establecida ya recorriste la mitad del camino para alcanzarla.” Zig Ziglar.

Las metas nos dan un sentido de dirección y propósito, hacen que enfoquemos nuestra atención y dirijamos nuestros esfuerzos hacia actividades relevantes para el logro de esas metas, al tiempo que nos alejamos de acciones irrelevantes para su consecución. Con una meta clara, nos volvemos más perseverantes, más predispuestos a seguir trabajando a pesar de los obstáculos.

Una meta, para estar bien establecida, debe ser específica. En lugar de fijarse como meta “ser delgado”, es mejor ponerse como meta “adelgazar 5 kg.” En vez de proponerse “aumentar las ventas”, apuntar a algo concreto como “incrementar las ventas del producto X en un 20%“. La meta debe estar bien definida para poder saber cuando has llegado a ella. Debe ser posible de cuantificar, permitiendo así hacer un seguimiento sobre la eficacia de nuestra actividad y saber cuán cerca estamos de llegar al objetivo.

También debemos fijar un límite de tiempo. La meta ha de tener una fecha específica de cumplimiento, por ejemplo, una semana, un mes, tres meses, un año.

La meta debe ser realísta, es decir, tiene que ser posible de alcanzar dadas mis capacidades, recursos, situación, etc. No debe ser fácil pero tampoco demasiado difícil, pues ambos extremos hacen que nos desmotivemos al tratar de alcanzarla. Quieres exigirte, pero no demasiado fuera de tu alcance.

Un detalle importante es que las metas deben estar especificadas por escrito y a la vista, por ejemplo en un cartel en el lugar de trabajo, o aunque más no sea en nuestra agenda.

Otro punto interesante a considerar es el siguiente: ¿qué pasa si cuando llego a la meta, o por la mitad en el camino hacia la meta, descubro que no es lo que quería?

Barbara Sher, quien ha escrito varios libros sobre el logro de metas, responde a esta pregunta:

Simple. Tomas el papel donde anotaste esa meta, lo rompes en pedazos y lo tiras por la ventana. Y luego tomas otro papel y anotas otra meta. Ninguna meta está escrita en sangre.

Las metas existen sólo para servirte y hacerte feliz. Tú no existes para servirlas a ellas. Si una meta no te está sirviendo, eres libre de cambiarla. A veces no hay forma de saber si una meta particular realmente es adecuada para ti, excepto intentando lograrla. Si no es adecuada para ti, habrás ganado algo invaluable: la experiencia de hacer progreso real hacia una meta, y las habilidades prácticas para hacerlo. Esas destrezas pueden aplicarse a cualquier meta.

Anuncios

2 Responses to Cómo establecer metas

  1. ELIEZER says:

    Me agrada mucho lo que dice el autor acerca de las metas.yo siempre estoy buscando materiales que me puedan ayudar a conseguir los conosimientos que creo necesitar para emprender mi carrera asia adelante,y lograr alcansar las cosas que verdaderamente son importantes en la vida del hombre y aqui he aprendido lago acerca de la metas.Gracias. Dios te bendiga.

  2. autor says:

    Gracias! Me alegra que te sea útil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: