Wishcraft: Capítulo 4

Wishcraft

Cómo tener lo que realmente quieres
Barbara Sher

Esta es la cuarta de una serie de entradas en las que publicaré un resumen de cada capítulo del libro Wishcraft, de Barbara Sher. Esta entrada contiene un resumen del capítulo 4.

Capítulo 4: En busca de metas

¿Qué es una meta?
Es fácil soñar, puedes cerrar tus ojos e imaginar una nueva vida. Pero para hacer realidad esa vida, tienes que elegir una parte de ella y perseguir esa primero. Luego tienes que transformarla en algo alcanzable. Una verdadera meta cumple dos reglas.

Regla Nº 1: es concreta. Es cuestión de hechos, no de sentimientos. Sabrás cuando has llegado. Por ejemplo, si crees que tu meta es “ser doctor”, eso aún es un sueño. Tu meta real es “obtener el título de médico”. El día que te entregan ese papel, eres un doctor, aunque no te sientas un doctor. Una meta tiene que ser una acción o evento concreto. Establecer una fecha límite es el comienzo de toda planificación efectiva, el antídoto a la postergación (“Llegaré algún día”) y la desesperación (“Nunca llegaré”). Si te has comprometido a escribir tres cuentos para abril u obtener tu título de médico en diciembre de 2017, entonces es mejor que comiences a trabajar ahora si quieres cumplir ese plazo límite.

Pero supongamos que tu meta es algo como “ser una estrella de cine”. Eso aún es un sueño. Puedes hacer tu objetivo cualquier acción o evento concreto que te satisfaga, pero es esencial elegir uno, o nunca te pondrás en camino. Para Carol, ser una estrella significa ver su nombre en todas las columnas de chismes. Para June, el estrellato es obtener las mejores papeles y los máximos elogios por su actuación. Carol podría fijarse como objetivo “Un póster mío en cada kiosco” y June podría decir “Obtener mi primer Oscar”.

Hay dos pautas que puedes usar en el proceso de elegir una meta que te ayudarán a definir el objetivo correcto para ti. Yo las llamo el touchstone y el modelo. El touchstone es el corazón emocional de tu meta, lo que quieres y necesitas de ella. Realización creativa, fama, dinero, la posibilidad de ayudar a la gente, cercanía a la naturaleza, amor. Es la esencia de tu deseo, lo que realmente quieres, expresado en pocas palabras. Un modelo es alguien que te gustaría ser, alguien que ha hecho lo que tú quieres hacer. Si alguien lo ha logrado, significa que tú puedes hacerlo también. Pon su foto en la pared. Lee sobre su vida y averigua como lo hizo.

Regla Nº 2: Si pudieras usar una varita mágica y tener esa meta ahora mismo, estarías encantado. Esta regla busca distinguir entre sueños reales, y antojos pasajeros o “deberías”. Muchos hemos soñado con escalar montañas, pero si yo moviera mi varita mágica y poof! estuvieras a mitad de camino hacia la cima del Everest, ¿estarías en tu elemento, o desearías desesperadamente estar en casa? Usa tu propia varita mágica incorporada: ensoñación real. ¿Recuerdas? Primera persona, tiempo presente, visual y secuencial. Prueba a vivirlo en la imaginación. ¿Cómo se siente? ¿Te encanta? Genial. ¿Lo detestas? Cambia el objetivo. No debes trabajar duro para conseguir lo que no quieres. Sólo te dará indigestión y no serás bueno en lo que hagas de todos modos.

“¿Qué pasa si cuando llego a la meta, o por la mitad en el camino hacia la meta, descubro que no es lo que quería?” Simple. Tomas el papel donde anotaste esa meta, lo rompes en pedazos y lo tiras por la ventana. Y luego tomas otro papel y anotas otra meta. Ninguna meta está escrita en sangre. Las metas existen sólo para servirte y hacerte feliz. Tú no existes para servirlas a ellas. Si una meta no te está sirviendo, eres libre de cambiarla. A veces no hay forma de saber si una meta particular realmente es adecuada para ti, excepto intentando lograrla. Si no es adecuada para ti, habrás ganado algo invaluable: la experiencia de hacer progreso real hacia una meta, y las habilidades prácticas para hacerlo. Esas destrezas pueden aplicarse a cualquier meta.

Eligiendo un objetivo

La manera en que eliges tu objetivo dependerá de qué tipo de sueño tienes. Tu meta puede ser demasiado vaga, demasiado distante o demasiado amplia para encajar en la forma de un objetivo. Pero en cualquier caso puedes crear un objetivo a medida para ti y realizable en un tiempo determinado.

A partir del touchstone

Andrea, 26, secretaria, admitió con vergüenza que quería ser famosa. Lo que quieres es lo que necesitas, y debes tenerlo. No me importa lo que sea y por qué lo quieres. Andrea tiene un touchstone en busca de una meta. A fin de definirla claramente, indagué que tipo de fama la satisfaría. ¿Salir en una revista como una nueva millonaria? El dinero no era tan importante para ella. ¿Tirarse a las cataratas del Niágara en un barril? Tampoco. Le pedí que nombrara algunas de las cosas por las que podría disfrutar ser famosa. “Actriz o directora, cantante, fotógrafa, diseñadora de modas. Ser famosa por el desempeño, no una fama repentina y pasajera“. Andrea había definido su touchstone: “Fama por un desempeño de calidad, continuo”.

Ahora teníamos que descubrir como podría obtener algo del sabor de la fama lo más rápidamente posible. Cuanto más pronto comiences a obtener algo de lo que realmente quieres, más energía tendrás para ir por el resto y más feliz serás. Nunca tomes el camino largo si puedes obtener la esencia de tu meta por una ruta más corta. Así que le pregunté a Andrea si ya tenía experiencia en alguna de esas cosas. Respondió que había hecho algo de fotografía. Ahora necesitábamos encontrar el tipo de fotografía que le daría la celebridad por la ruta más rápida. La fotografía artística quedaba descartada, es una ruta demasiado lenta y difícil. Eligió como modelos a Richard Avedon (fotógrafo de modas y retratista) y Annie Leibowitz (fotógrafa de artistas de rock). A partir de ahí definió un objetivo: “Tener una o más fotos de celebridades publicadas en una revista de calidad”.

Un sueño distante

Para June, la estudiante de teatro cuyo objetivo era “obtener mi primer Oscar”, el problema era que está muy lejos, no es una meta hacia la que puedas trazar un camino. Necesitas establecer un objetivo inicial, que sea un pequeño triunfo y un primer paso hacia tu destino final. La meta inicial de June podría ser “Protagonizar mi primera obra teatral”. Luego podría ser “conseguir un buen papel en una película de bajo presupuesto”. Así obtiene la experiencia y reconocimiento que quiere desde el inicio. También puede decidir, en base a la experiencia y no la fantasía, si este tipo de éxito realmente es para ella.

Las metas, especialmente las de largo plazo, nunca están escritas en sangre. Cuando la obtienes, podría sentir más apetito por lo mismo, o una parte de ti podría estar en paz por primera vez, de modo que puedes oír el llamado de otros intereses.

El día ideal

Si la meta que quieres es amplia, una visión de un estilo de vida, ¿por dónde empiezas? De nuevo, fijar un primer objetivo es clave. En vez de usar tu touchstone, usarás el análisis de tu día ideal. ¿Cuál es la cosa de mayor prioridad que falta en tu vida ahora? Ese es tu primer objetivo. Por ejemplo: si vives en la ciudad y quisieras vivir en una granja, tu primer objetivo es un “dónde”: conseguir una casa con algunos acres y unas gallinas. (Si crees que es imposible, escribe las razones en tu Lista de Problemas y hazla a un lado para más tarde). Para Aline, una secretaria ejecutiva que quería ser ejecutiva, un “qué” será su primer objetivo (una promoción o cambio de trabajo).
¿Pero que pasa si más de una pieza crucial falta? ¿Cuál puedes obtener más rápida y fácilmente? Ese es tu primer objetivo.

Sueños imposibles

Adele, una mujer de 50 y pocos años, dijo: “lo que quiero es ser diva de la Metropolitan Opera. Y nunca canté en mi vida. No hay cómo.“ Ella ha elegido el pináculo de una de las pocas profesiones en las cuales es imposible llegar a la cima a partir de un comienzo tardío. Pero eso no significa que debe renunciar a su sueño. ¿Cuál es el touchstone? ¿Es el estrellato? ¿O simplemente ama cantar? ¿O le apasiona tanto la ópera profesional que haría cualquier cosa sólo para estar cerca de una compañía de ópera? Ahora toma ese touchstone y diseña una meta en torno a él. Si lo que amas es cantar… canta! Yo lo hago en la cocina todo el tiempo. Toma clases de canto. Puedes llegar a ser lo suficientemente bueno como para protagonizar una producción amateur. Si quieres estar cerca de una compañía de ópera profesional, hay muchas formas de hacerlo.

La mayoría de los sueños no son imposibles. Unos pocos límites a la posibilidad están en el cuerpo humano. El resto están en la mente, y éstos pueden cambiarse. Es tiempo de derribar mitos como el que dice “es demasiado tarde”. Un pianista me dijo que algunos de sus mejores alumnos tenían más de 40. Lo que podrían haber perdido en agilidad, lo compensaban en pujanza y concentración. Al contrario de mucha gente joven, saben lo que quieren, saben cómo trabajar, y conocen el valor del tiempo. Norman MacLean publicó su primer libro a los 72. Grace Bloom obtuvo su master a los 86.

Si tu meta es digna de ti, si realmente te desafía, estás destinado a estar asustado. Ese miedo es natural, y no hay razón para renunciar a un sueño que deseas vehementemente. ¿Pero qué pasa si decides que el precio en tiempo y trabajo sobrepasa la satisfacción de la meta? Tienes una alternativa, encuentra el touchstone y diseña otra meta en torno a él. Obtén la misma satisfacción en una forma más rápida y simple. Si la esencia de tu deseo de ser doctor es ayudar a la gente, podrías elegir enfermería, fisioterapia, counseling, masaje o nutrición.
Frecuentemente nos atascamos en los roles estándar como doctor, abogado, etc. y tratamos de encajar nosotros en ellos, en lugar de encontrar o crear algo ideal para nosotros.

Comenzando por el estilo

Los ejercicios para trabajar aquí son el “Juego del detective” y “20 cosas que te gusta hacer”. ¿Hay un tema principal que puedas llamar tu touchstone?
Alan, un editor de libros educativos, vivía en un pequeño apartamento en Chicago. Le gustaba el espacio, las texturas de la madera y la piedra, y tenía un gran póster con un paisaje de montaña. Le encantaba estar al aire libre y escalar montañas, le gustaban los libros y los trabajos manuales. Después de ver ese retrato de sí mismo, resumió su touchstone como “Cercanía a la naturaleza, en particular, las Montañas Rocosas”.

No era nada que ya no supiera, pero nunca lo había considerado una base legítima para diseñar su vida. Desafiado a diseñar un objetivo, pensó en ser guardia de parque nacional, vigilante de incendios, guardabosque, o dueño de una plantación de árboles. Ya que amaba los libros, podría abrir una librería en un pequeño pueblo de montaña o iniciar una pequeña editorial especializada en guías de campo, manuales de excursionismo y filosofía naturalista. O podría explorar la posibilidad de abrir una oficina de su compañía en Denver. Por supuesto, habría problemas, como la decepción de su padre si elegía algo como guardabosque que no haría uso de su educación. Pero los problemas no son una razón para renunciar a tener la vida que quieres. Elige la meta que suene más excitante para ti, aún si es la más “imposible”.

¿Qué pasa si tienes demasiadas cosas que quieres hacer?

Cinco vidas, y cómo vivirlas todas

Si tuvieras cinco vidas, ¿qué harías con cada una? (Si te alcanza con tres, o si necesitas diez, está bien). En una de mis vidas, sería lo que soy. En otra, sería una botánica del siglo XIX y pasaría el tiempo pintando flores. En otra sería física teórica. En la cuarta sería estrella de comedias musicales. En la quinta, sería una ermitaña y viviría sola en una isla escribiendo. Julia dijo que sería: 1. escritora, 2. música profesional, 3. lingüista y viajera por el mundo, 4. naturalista o bióloga marina, 5. esposa/madre/granjera.

En cada una de tus “vidas” hay algo que amas y necesitas conseguir en tu única vida. Yo no he decidido aún que voy a ser cuando crezca, y cuando tenga 80 aún no habré decidido. Lo que planeo hacer es tantas cosas como pueda.

Así que el primer objetivo que has elegido en este capítulo es sólo el primero. A medida que el diseño total de tu vida se revela, incluirá muchas metas de diferentes tipos, desde perder 5 Kg. el mes que viene a viajar por el mundo dentro de 10 años; desde construir la casa de tus sueños hasta imprimir las tarjetas navideñas de este año. Cualquier cosa que quieras puede hacerse realidad si lo moldeas en la forma de una meta concreta. Y puesto que la meta última es una vida maravillosa, una que incluya algo de todo lo que amas, me gustaría que diseñaras un plan de vida, un diseño amplio con múltiples metas que incluya todas tus “vidas”. Te recuerdo de nuevo que no estás firmando ningún contrato en sangre. Durante tu vida tu perspectiva y prioridades cambiarán, nuevos intereses aparecerán y algunos podrían desaparecer. Tu plan de vida dentro de 5 o 10 años tal vez no se parezca al que traces hoy. Pero siempre es buena idea tener uno.

Metas secuenciales: cambiar de caballo en la mitad del río

Mi estilo de vida es cambiar de metas cada cinco o diez años, hacer algo hasta que estoy satisfecha o aburrida con eso y entonces hacer otra cosa. Nos sorprendemos cuando alguien hace eso porque hemos aceptado como cierta la tonta idea de que lo “normal” es decidir una vez y para toda la vida.
Una mujer podría decidir tener sus hijos y regresar a trabajar o a estudiar cuando hayan llegado a la edad escolar. O, podría decidir lograr un cierto nivel en su carrera antes de tener su primer hijo. El plan de vida de Julia para los próximos 10 años incluye escribir un libro, viajar por un año o dos y aprender idiomas, luego establecerse en el campo y tener un hijo.
La trampa es posponer la meta que quieres y temes más. Así que ordena tus cinco vidas por su importancia para ti, y ve por la más importante primero.

Metas simultáneas: dos trabajos

¿Qué pasa si dos o más de tus “vidas” son igualmente importantes para ti? Entonces vas por las dos al mismo tiempo. Como Amanda, que es editora en Nueva y York y al mismo tiempo criadora de caballos de carrera. El plan de los “dos trabajos” también puede ser una forma de resolver el conflicto entre dos deseos difíciles de conseguir juntos: estabilidad financiera y satisfacción creativa. En Nueva York existe un grupo de músicos de jazz que tocan algunas noches y fines de semana, y los días de semana son corredores de bolsa en Wall Street.

Metas alternantes: la colcha de retazos

Una variación del plan “simultáneo” es arreglar tu vida de modo de dedicar bloques de tiempo alternativos a perseguir diferentes metas. Esto es natural para los maestros, que tienen vacaciones de verano largas para viajar o escalar montañas o proyectos creativos. Margaret, una enfermera, trabaja y ahorra durante dos años para luego pasar seis meses viajando por Europa o Asia. Y Gene, un banquero, cada pocos años se toma de dos a cinco meses sin paga para irse a pescar a Florida.

Metas multimedia

Otra forma de tener todas tus “vidas” en una es combinar dos o tres intereses en una meta. Amanda ha publicado libros sobre hípica, Julia escribe sobre ballenas, Margaret podría ofrecer sus habilidades de enfermera en sus viajes. Una meta multimedia puede hacerte extra feliz, porque dos o más de tus talentos estarán activos a la vez, y ninguna parte importante de ti quedará en espera.
¿Pero como es posible mantener cinco o seis intereses a la vez?

Platos principales y acompañamientos

Aquellos intereses que no están incluidos en tu meta (o metas) principales, considéralos “acompañamientos”, cosas que haces de vez en cuando sólo por placer. Esto es especialmente importante cuando estás trabajando en una meta a largo plazo. No digas “Tendré un caballo cuando sea un abogado exitoso”. Vendrán momentos en que no podrás estudiar, escribir, o lo que sea. Los pasarás tumbado frente a la TV o jugando con el perro. Todos necesitamos tiempo para holgazanear, pero parte de él puede usarse para andar a caballo, o lo que sea que necesites en tu vida.
Un “acompañamiento” podría ser una clase de danza semanal, los libros de historia que lees por las noches o una foto de un caballo en tu mural. Es un recordatorio de que tienes derecho a tener todo lo que amas.

Bookmark and Share

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: