Wishcraft: Capítulo 5


Wishcraft

Cómo tener lo que realmente quieres
Barbara Sher

Esta es la quinta de una serie de entradas en las que publicaré un resumen de cada capítulo del libro Wishcraft, de Barbara Sher. Esta entrada contiene un resumen del capítulo 5.

Capítulo 5: Tiempos Difíciles, o el poder del pensamiento negativo

Hasta ahora, hemos dejamos de lado las dificultades del mundo real para poder apuntar alto, pero tú sabes que hay un mundo real y que las grandes esperanzas no son suficientes. Ahora es el momento de mirar la lista de problemas. “Nunca voy a conseguir dinero”, “A mi marido no le va a gustar”, “ “Siempre fui un mal estudiante”, “Tengo una esposa y cuatro hijos que sustentar”.
Debe haber algunos problemas serios, que van a exigir mucha reflexión para ser resueltos. ¡Esos son los más fáciles! Son, simplemente, cuestión de estrategia.

Supongamos que quieres ir del punto A al punto B, y hay un río en el medio. ¿Qué haces? Consigues un barco. ¿No puedes comprar uno? Lo pides prestado. ¿No sabes remar? Le pides a un amigo que reme por ti. Tienes una solución. Es simple.

Eso es un problema estratégico y no hay problemas estratégicos que no puedan ser resueltos. Pero hay otro tipo de problema escondido en tu lista que no puede ser resuelto con ninguna estrategia. Como este, por ejemplo:

Quieres atravesar un río y dices, “Bien, podría conseguir un barco”.
Entonces te dices a ti mismo: “Sí, pero yo no tengo un barco”.
“Mary tiene un barco, puedo pedírselo prestado”.
“Sí, pero no sé remar”.
“Bien, le voy a pedir a Mary que reme por mí”.
“Si, pero Mary está muy ocupada, y de todas formas a mí no me gusta pedir favores”.
“Sé que Bill haría eso por mí, pero me mareo en los barcos y no quiero que me vea así”.

Yo llamo esto el juego “sí, pero”. Rechazarás cualquier idea útil, porque en verdad no estás buscando respuesta alguna, lo que intentas hacer es algo muy natural y saludable: estás queriendo quejarte.

El poder del pensamiento negativo

Quejarse, lamentarse, y seguir adelante, es algo muy constructivo.
Este libro hizo renacer tus esperanzas y ahora te estás sintiendo mal por todas las veces que lo intentaste y no lo lograste. Tienes miedo de fracasar o desilusionarte de nuevo.
Además, tendrás que comenzar a hacer algunas cosas que te pondrán nervioso, como telefonear a personas intimidantes, escribir una hoja en blanco, o pedir un aumento.

La mayoría de las veces que comienzas a enumerar las razones por las cuales no consigues alcanzar tu objetivo, no es porque realmente pienses que no puedes. Es porque, inconscientemente, esperas no tener que hacerlo. Lo que realmente está sucediendo es que estás asustado.
No hay nada en el mundo que valga la pena hacer y que no asuste.
¿Entonces qué debes hacer?
Haces lo que toda buena actriz hace antes del estreno: tienes un ataque. Das puntapiés, lloras, “Las luces son horribles, el libreto es malo, el director es un idiota, no estoy preparada, no quiero seguir, ¡me voy!” Entonces entras al escenario… y estás bien.

Elige cualquier ítem de tu Lista de Problemas y piensa: ¿por qué ese problema hace tu idea imposible? Si quieres, puedes escribir tus pensamientos en una hoja con el título “No se puede”. Es buena idea comenzar a escribir de forma seria y deprimente. Luego, poco a poco, comienza a divertirte con tus sentimientos negativos. La exageración, la parodia y el melodrama son armas muy útiles.
¿Notaste que tu nivel de energía creció? ¿Tu objetivo repentinamente parece menos imposible?
Hemos olvidado algo que cualquier niño de dos años sabe: lo bien que nos hace un berrinche. Nuestra cultura nos vendió la absurda idea de que debemos tener una actitud positiva para tener éxito. Pero sólo cuando permites las actitudes y pensamientos negativos, estás preparado para resolver tus problemas, para planear y para actuar. Yo llamo a eso el Poder del Pensamiento Negativo.

Obviamente hay un pequeño detalle: quejarse no es socialmente aceptable. ¿Qué pasará con los espectadores a tu alrededor? Diles exactamente lo que estás haciendo. “Este es un momento difícil. Estoy nervioso, irritado y en los próximos cinco minutos voy a volverme totalmente loco. No prestes atención a nada de lo que diga. Todo acabará en cinco minutos”.

Si los demás quieren participar, hay tres maneras en que pueden ayudar: no diciendo nada positivo, festejando las quejas más creativas, y demostrando admiración (a veces nos quejamos porque queremos reconocimiento por las cosas difíciles que hemos hecho).

La queja privada

Hay momentos y lugares en los que no podrás quejarte en voz alta. Puedes tener una libreta de Tiempos Difíciles. Cuando tengas ganas de desistir de todo, toma tu libreta y escribe las quejas más sórdidas que puedas imaginar. Anota desgracias, confiesa tus miedos, tus peores cualidades, y elabora escapes fantasiosos. Acepta tus propias quejas con comprensión. Diviértete, si es posible. No racionalices, ni expliques, ni argumentes contigo mismo. Sobre todo, nunca trates de resolver problemas, tu libreta de Tiempos Difíciles es el lugar para la negatividad.

Cuando duele demasiado para reír

¿Qué debemos hacer cuando estamos tan doloridos que no conseguimos reír? Sufrir en silencio es la peor actitud a tomar. Necesitas el alivio de la queja ahora. Y sólo hay una cosa que necesitas de quien estuviera escuchando: que escuche. No quieres que te resuelva los problemas. Todo lo que quieres es ver en los ojos de la otra persona esa señal de reconocimiento de que estás pasando realmente por tiempos difíciles.
Entonces, acostúmbrate a pedir este tipo de atención siempre que lo necesites. Hay cuatro palabras que faltan en nuestro vocabulario: “Por favor, sólo escucha”.

¿Y si no hay nadie para escuchar? ¿Hay un miembro de la “familia ideal” que sea tu favorito, o que vivió y triunfó sobre problemas no muy diferentes de los tuyos? Coloca su foto en tu lugar de trabajo y, cuando estés desanimado y necesites conversar, puedes contarle tus problemas.

Arriba, abajo y hacia adelante

Lee la biografía de él o ella (o mejor aún, cartas y diarios personales). Aprenderás algo que te sorprenderá y animará. Las personas famosas también sufrieron los mismos altibajos que nosotros. Tuvieron ganas de desistir. ¿Y que hicieron en ese momento? Se quejaron. Sus escritos personales revelan que se quejaron hasta más no poder. Siguieron adelante y así descubrieron lo que tú también descubrirás: que el éxito no depende de cómo te sientes. El estado de ánimo tiene poco que ver con las acciones efectivas.

Puedes tener un diario llamado Diario de Acciones y Sentimientos. En la parte superior de cada página, escribe las siguientes columnas: Día, Qué hice y Cómo me sentí.

Todas las noches anota lo que hiciste ese día, no importa si parece algo insignificante. Si crees que no hiciste nada relacionado con tu objetivo, escribe cualquier cosa que hayas hecho. En la columna “Como me sentí”, puedes escribir “Fabuloso“, o “Sin esperanza”, o “Asustado”, o “Harto de todo”. No juzgues tus sentimientos, simplemente regístralos de la forma más sincera posible.

Uno de los propósitos de este diario es mantener un registro de lo que haces día a día. A menudo piensas que no hiciste nada, cuando hiciste mucho. Lo que hiciste pareció tan pequeño que no “cuenta”, pero sí cuenta, así como cada ladrillo cuenta cuando la casa está pronta, así como cada error cuenta para aprender a hacer de la manera correcta.

El segundo propósito del diario es que descubras que tus sentimientos y acciones no están relacionados. Normalmente puedes hacer las mismas cosas, estando triste o alegre.

Las entradas de tu diario representarán territorio ganado: progreso real que puedes ver y saborear, independientemente de tu humor en determinado momento.

Siendo humano, no puedes tener siempre una actitud positiva. Expresa y disfruta tu actitud negativa. Y luego pon manos a la obra.

Bookmark and Share

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: