Wishcraft: Capítulo 7

Wishcraft

Cómo tener lo que realmente quieres
Barbara Sher

Esta es la séptima de una serie de entradas en las que publicaré un resumen de cada capítulo del libro Wishcraft, de Barbara Sher. Esta entrada contiene un resumen del capítulo 7.

Capítulo 7: Barn-raising (Construyendo el granero entre todos)

Antiguamente los granjeros se ayudaban mutuamente en la construcción de los graneros. Hoy en día, con el avance de nuestra sociedad, somos más independientes, pero la forma más práctica y satisfactoria de conseguir lo que queremos, sigue siendo juntos. Nuestro instinto de cooperación aún esta vivo, ¿por qué no ponerlo al servicio de nuestros objetivos individuales?

El sueño de Jeannette era viajar por los Montes Apalaches sacando fotos y luego publicar un libro con ellas. Durante el barn-raising, uno de sus amigos dijo: “conozco a un tipo de la oficina, que tiene una van vieja, y la vende por poco dinero. Está en pésimas condiciones, pero de cualquier forma aquí está su teléfono.”

Otra persona dijo: “el hermano de mi mejor amiga es mecánico. Tal vez él pueda arreglar la van sin cobrar, si le haces propaganda, o tomas fotos de su familia. La llamaré y le pediré que le pregunte al hermano.“

De esta forma, Jeannette y sus amigos comenzaron a pensar un plan para que ella pudiese ir tras sus sueños gastando menos de 1000 dólares.

Todo el mundo ama la idea de contribuir, y poder decir: “¿Ves aquella casa? ¿Ves el tercer ladrillo de la tercera hilera? Fui yo quién se lo dio a ella“.

Cómo conducir un barn-raising

Puedes reunirte sólo con tu mejor amigo, pero cuantas más personas se reúnan, más ayuda e ideas tendrás, porque todos se inspirarán al oír lo que los demás tienen para ofrecer. Cuatro o cinco personas es un buen número. Alrededor de quince es lo máximo que puedes acomodar en la sala. (Más personas requerirían un barn-raising a gran escala).

Es interesante tener personas de diferentes edades, ocupaciones y estilos de vida. Puedes pedirle a tus amigos que traigan a otras personas. No es necesario que se conozcan.

Si crees que no haces amistades fácilmente, no seas tímido e invita a la gente para que te ayuden. Va a ser bueno para ellos también. No sólo les darás la chance de ayudarte con tu objetivo, también los ayudarás con los objetivos de ellos.

El encuentro puede comenzar socializando, pero después es bueno recordar que es una reunión de negocios, y que la atención de todos debe enfocarse en el problema. Primero comienzas hablando de tu objetivo, y segundo, de todo que lo necesitas para conseguirlo. Ten papel y lápiz a mano porque las ideas van a comenzar a fluir.

Hay dos reglas que debes seguir para que el barn-raising sea efectivo. La primera: debes ser lo más específico posible sobre lo que necesitas (Ej. un piano de segunda mano, un contacto en el mundo de la música o clases de mecánica). Pedir simplemente “ayuda” no funciona. La gente puede tener buena voluntad pero te darán apenas sugerencias que no conducen a nada.

La segunda regla es: siempre pide la información más específica que puedas: nombres, direcciones, teléfonos, bibliografías, etc.

Cuando el grupo te haya dado todas las sugerencias que podía, es el turno de que otra persona diga lo que quiere hacer y lo que necesita.

Información

Soy una gran admiradora de librerías y bibliotecas. Puedes ir y encontrar casi todo lo que necesitas saber. Pero antes de pasar horas buscando datos y direcciones que necesites, intenta un atajo. Pregunta a tus amigos.

Stacy tenía un cajón lleno de poemas pero no tenía idea de quién podría publicar el trabajo de una escritora desconocida. Una amiga suya que había hecho un curso sobre literatura femenina, y conocía las mejores revistas sobre el tema, le prometió que conseguiría copias en la biblioteca para que Stacy pudiese ver qué tipo de trabajos publicaban y anotar sus direcciones.

Todos tenemos fragmentos de informaciones circulando en nuestras cabezas; más de lo que imaginamos. Estamos constantemente leyendo y escuchando cosas y las archivamos, olvidando que las tenemos, hasta que alguien, de pronto, las pone en foco. Podemos ser ojos y oídos y memoria unos de otros. Es menos solitario que las estanterías de bibliotecas y funciona igual, si no mejor.

Cosas y cosas

El “individualismo patológico” es el factor que más ha contribuido a darle al dinero ese poder tremendo sobre nuestras vidas. ¿Por qué ser “autosuficiente” y pagar el precio de mercado por todo tipo de cosas que, ayudándonos unos a otros, podemos conseguir por menos o gratis?

Prestado: Comenzando por la clásica taza de azúcar, prestar es la forma más honrada y legítima de conseguir algo gratis. A menudo los amigos estarán dispuestos a prestarte por un tiempo algo que no estén usando.

Conocí una escritora que consiguió prestada con una amiga, una vieja máquina de escribir para escribir su primer obra de teatro. Julia, la escritora que necesitaba un lugar para trabajar, consiguió un apartamento prestado. A su vez, me prestó la casita de playa de sus padres cuando yo necesitaba unas vacaciones baratas y tranquilas.

Raramente ocurre algún problema en prestar herramientas, libros, raquetas de tenis, instrumentos musicales, o un collar de perlas para parecer elegante en una entrevista, siempre que no estén en uso y que los uses con cuidado y respeto.

Usado: Todo lo que no puedes conseguir prestado, puedes comprarlo de segunda mano, de alguien que conozcas.

Ellen quería empezar un haras, y lo hizo con cosas de segunda mano. En una semana tenía ofertas de dos sillas de montar usadas y tres estribos baratos y en buenas condiciones. Tiendas de usado, ventas de garage y personas que ponen anuncios, generalmente son más caros. Los amigos hacen precios mejores. La ganancia de ellos está en el placer de saber que el sofá viejo, la cámara o el auto está satisfaciendo una necesidad de un amigo.

Hecho en casa: ¿Necesitas un cartel, una bonita tarjeta de visita, un disfraz para tu acto cómico? No los compres en tiendas antes de verificar los talentos de las personas que conoces. Si conoces a una persona que entienda de carpintería, diseño gráfico o costura, tendrás exactamente lo que quieres y por menos. Además, le estarás dando a alguien la posibilidad de hacer lo que le gusta.

Regalos/Muestras: Muchos poetas han sido publicados gracias a las fotocopias hechas por amigos en la oficina. Unos amigos míos que criaban gatos siameses, fueron presentados a un gerente de restaurante que estuvo feliz de proveerles menudos de pollo que irían directo a la basura.

Descuentos: Una mujer que estaba abriendo su escuela de danza conoció a la gerente de una tienda. Ésta le dio varias prendas a cambio de tener su marca expuesta en los espectáculos organizados por ella.

Un hombre que conozco trabaja en una gran compañía de electrónicos, y usó el descuento de funcionario para la compra de equipamientos de video para un amigo que iba a producir una serie de videos sobre vida saludable en TV por cable.

Saber donde comprar: Encuentra aquella persona que sabe exactamente donde encontrar gangas en tu ciudad. Hay al menos una en cada red de contactos. Conozco una mujer que hizo de esto su trabajo. Rae es una estilista con un impresionante buen gusto, que consigue parecer que hizo compras en la Quinta Avenida, con apenas 7 dólares.

Talentos y servicios, o mezclando placer con negocios

Lorna es costurera y tiene una tienda de ropa. Para mejorar tenía que remodelar su tienda, y para eso necesitaba una consultoría en marketing. Ella encontró un consultor de marketing que era amigo de amigos de ella, en un barn-raising. Él estaba dispuesto a recibir el pago en mercaderías. En algunas horas, mientras tomaban un café, le dio ideas increíbles y hasta la invitó al cine.

¿Quién dijo que mezclar negocios con placer es una mala idea? Si pasamos un tercio de nuestra vida en el trabajo, no sería mala idea hacer de ese tiempo lo más agradable posible. Por tanto si estás buscando un electricista, digitador, asesor literario, publicitario, abogado, contador o mecánico, primero busca en tu red de amigos antes de abrir las páginas amarillas.

Si un amigo digita tu trabajo, enmarca tus cuadros, toma las fotos de tu portfolio, tendrás además de un cuidado personal, la satisfacción de estar contribuyendo a la sobrevivencia de él.

Resumiendo, no tienes que hacer todo solo. Guarda tus energías para lo que amas hacer, y delega el resto.

Contactos y conexiones

Seguramente habrás oído decir que “no importa cuán bueno eres, sino a quién conoces“. No digo que no sea importante ser bueno, pero no es suficiente. Talento o mérito solos raramente harán que logres pasar la secretaria, el seguridad o el proceso de selección. Pero una presentación personal a alguien importante de adentro, lo hará. Y no es porque los editores de revistas, productores de cine y los directores del departamento de personal sean corruptos. Es porque ellos son humanos. Igual que tú, ellos tienden a aprobar a un colega respetado o a un amigo confiable.

No pienses en eso como un golpe, es simplemente un camino para obtener el reconocimiento y las oportunidades que mereces.

Si eres ambicioso, existen dos tipos de contactos valiosos para conseguir entrar en cualquier campo.

Uno es encontrar a un joven tan ambicioso como tú, cuya carrera necesite de alguna complementación. A Andrea, la fotógrafa que quería ser famosa por sus retratos de celebridades, le sugerí que eligiese una nueva y promisoria estrella de rock, que siguiese su carrera y ofreciese sus fotografías al editor de una revista que estaba recién comenzando. El cantante estará agradecido por la publicidad y la revista por la exclusiva, haciéndose famosos los tres juntos.

Otro tipo de persona con quien podrías querer contacto es una persona que está en la cima. Estas personas evitan perder el tiempo, por lo que cartas y llamadas telefónicas a secretarias no llevan a nada, pero tu red de amigos sí.

Ya fue probado que si juntas 15 ó 20 personas en una sala, y comienzas a preguntar a quiénes conocen, en 5 ó 6 pasos puedes construir un puente de contactos con cualquier persona en EEUU. El psicólogo Stanley Milgram escogió un nombre cualquiera en una guía telefónica y en 5 días consiguió el contacto con la persona.

Hoy en día, todos tenemos la flexibilidad moderna y los medios de comunicación, por tanto tenemos “conexiones”. Sospecho que no existe en este mundo una cadena de ayuda que no pueda ser alcanzada, por más larga que sea.

Límites de seguridad para un barn-raising

Dar y recibir ayuda es un arte. Se requiere tacto, sensibilidad y honestidad.
Existen dos reglas para mantener las amistades:

Regla 1: Principio de Reciprocidad
Los intercambios informales son simplemente un modo de ofrecer algo que puedes hacer a cambio de algo que necesitas. “Si me ayudas con mi currículum, te cuido a tu hijo cuando tengas que ir a una entrevista”.

Uno no ayuda a un amigo esperando que se sienta en deuda, uno lo ayuda porque se preocupa por él. Pero como toda expresión de afecto, tiene que ser recíproca, si no se desequilibra.

Sin embargo, hay dos tipos de personas que no poseen ese sentido instintivo de equilibrar favores prestados. Yo los llamo “mamás” y “bebés” (independientemente de su edad y género). Las “mamás” son compulsivas, siempre están buscando a alguien a quien ofrecer ayuda. No obstante, siempre se quejan de que ayudan a todos y nadie las ayuda, pero ellas nunca lo piden. Los “bebés” son personas que no tienen moderación para pedir todo tipo de favores.

Debes tener bastante cuidado al hacer barn-raising con mamás y bebés. Existe una pequeña herramienta que funciona muy bien para ambos casos.

Regla 2: El derecho a decir no
Toda persona en un barn-raising tiene derecho a decir no tanto a pedidos de ayuda como a ofrecimientos de ayuda.

A veces pasamos por momentos de “mamás“ y acabamos por ayudar a la gente aunque tengamos miles de cosas que hacer. En esa situación, piénsalo bien y dí que no puedes o que no tienes tiempo.

Si una amiga te pide dinero prestado y no tienes dinero sobrante, o la certeza de que te lo devolverá, dí no. Es lo mejor que puedes hacer para prolongar la amistad.

Finalmente, no olvides que tu tiempo te pertenece y que tus metas están en primer lugar. Para dar una verdadera ayuda a tus amigos, es importante que cuides primero de ti.

La única persona que reacciona con indignación a un “no” es un “bebé”, y si te alivia saberlo, un “no” es muy bueno para los “bebés”, para que comiencen a ir por sus objetivos por sí mismos.

Un “no” honesto entre amigos es un acto de respeto mutuo, dicho con las debidas disculpas y recibido con comprensión y, generalmente, seguido de un brainstorming de nuevas alternativas.

Por otro lado, tienes que respetar el derecho de tus amigos a decirte “no”. No permitas que eso te atemorice para pedir.

Si prefieres crear una red más amplia, puedes invitar a todo el vecindario, o una ciudad entera para realizar un barn-raising en una sala de conferencias, una iglesia o hasta un auditorio de escuela. Coloca anuncios en locales públicos, diles a tus amigos que traigan amigos, cuantas más personas haya, más serán las posibilidades y conexiones. En mis seminarios, comenzamos con una sala de 40 ó 50 personas extrañas entre sí, y terminamos con una red de amigos y conexiones maravillosa.

Con un grupo grande de personas, tienes que establecer algunas reglas:
1. Sé específico con respecto a las cosas que necesitas.
2. No ofrezcas nada que no estés realmente capacitado para hacer.
3. Si puedes proveer lo que alguien está necesitando o puedes utilizar lo que alguien está ofreciendo, levanta la mano y da tu nombre.

“Hola, mi nombre es Joy Greenberg, escribo obras para teatro y TV y me gustaría realizar una producción con alguien. Necesito patrocinadores, contactos y tal vez algún apoyo financiero.“

“Hola, soy Mary Smith, quiero ir a la facultad de odontología, y me gustaría hablar con alguien que esté cursando actualmente la facultad”.

Anota los datos y reúnete con las personas después de la primera parte formal de la reunión. Muchos participantes continuarán en contacto y harán un buen vínculo profesional y/o personal.

Bookmark and Share

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: