El proyecto felicidad y cómo establecer resoluciones efectivas

Cuando Gretchen Rubin decidió comenzar su “proyecto felicidad”, lo primero que hizo fue leer muchos libros relacionados con el tema. Luego, se propuso crear un programa para poner en práctica la teoría sobre felicidad. Es así que, inspirada en Benjamin Franklin y su lista de virtudes, decidió establecer resoluciones. Estas resoluciones son el pilar fundamental en el cual se basa su “proyecto felicidad”: cada mes del año Rubin establece varias resoluciones y evalúa su cumplimiento.

Para decidir qué resoluciones hacer, considera la “fórmula de la felicidad” y responde las siguientes preguntas:

– ¿Qué te hace sentir bien? ¿Qué actividades encuentras divertidas, satisfactorias o energizantes?

– ¿Qué te hace sentir mal? ¿Cuáles son las fuentes de enojo, irritación, aburrimiento, frustración o ansiedad en tu vida?

– ¿Hay algo en lo cual no te sientes adecuado en tu vida? ¿Desearías poder cambiar tu trabajo, ciudad, situación familiar u otras circunstancias? ¿Estás a la altura de tus expectativas para ti mismo? ¿Tu vida refleja tus valores?

– ¿Tienes fuentes de una atmósfera de crecimiento? ¿En qué elementos de tu vida encuentras progreso, aprendizaje y desafío?

Una vez que hayas respondido estas preguntas y hayas decidido qué áreas necesitas trabajar, identifica resoluciones especificas, medibles, que te permitan evaluar si estás progresando. Las resoluciones funcionan mejor cuando son concretas, no abstractas: es más difícil mantener una resolución como “ser una madre más amorosa” que “levantarme 15 minutos más temprano para estar vestida antes de que los niños se despierten”.

Una vez que hayas determinado tus resoluciones, encuentra una estrategia para evaluar tu progreso y para rendirte cuentas a ti mismo.

La autora se inspiró en la planilla de virtudes de Benjamin Franklin para idear su “grilla de resoluciones“, una especie de calendario en el cual registra todas sus resoluciones y cada día anota si cumplió o no con ella. Otras estrategias podrían ser comenzar un grupo de metas, llevar un diario anotando tus progresos o comenzar un blog.

Para ayudar a sus lectores a emprender el proyecto felicidad, Rubin creó el sitio web Happiness Project Toolbox, donde reunió algunas de las herramientas que utilizó en su propio proyecto felicidad. Ahí puedes registrar y puntuar tus resoluciones, entre otras cosas, como ya lo mencioné en la entrada El proyecto felicidad.

Bookmark and Share

Anuncios

La fórmula de la felicidad

Hoy quería compartir algo que leí en el libro The Happiness Project de Gretchen Rubin. (La edición en español se titula Objetivo Felicidad).

The happiness project

En el libro la autora sintetiza, en este enunciado, su fórmula de la felicidad:

“To be happy, I need to think about feeling good, feeling bad, and feeling right, in an atmosphere of growth”.

Para ser feliz, es necesario pensar acerca de sentirse bien, sentirse mal, y sentirse adecuadamente, en una atmósfera de crecimiento.

Este enunciado simple pero profundo, dice la autora, es el producto del enorme esfuerzo que hizo para elaborar un marco que ordenara y destilara todo lo que había aprendido sobre felicidad.

Para ser feliz, necesitaba generar más emociones positivas, de modo de aumentar la cantidad de alegría, placer, entusiasmo, gratitud, intimidad y amistad en su vida.

También necesitaba eliminar fuentes de sentimientos negativos, de modo de padecer menos culpa, remordimiento, vergüenza, enojo, envidia, aburrimiento e irritación.

Y aparte de sentirse más “bien” y sentirse menos “mal”, vio que también necesitaba considerar el sentirse adecuada. Este era un concepto más difícil: es el sentimiento de estar viviendo la vida que debería vivir.

Sentirse adecuadamente” se refiere a vivir la vida que es adecuada para ti (en ocupación, ubicación, estado civil, etc.). También se refiere a la virtud: cumplir con tu deber, estar a la altura de las expectativas establecidas por ti mismo. Para algunas personas, “sentirse adecuado” puede también incluir consideraciones menos elevadas: lograr un cierto status laboral o estándar de vida material.

Y para completar la fórmula, un factor muy importante para la felicidad: un sentido de propósito.

“La felicidad“, escribió William Butler Yeats, “no es ni virtud ni placer, es, simplemente, crecimiento. Somos felices cuando estamos creciendo.”

Los investigadores contemporáneos afirman lo mismo: que no es el logro de metas sino el proceso de esforzarse por alcanzar las metas, (es decir, crecimiento), lo que trae felicidad.

Las personas son muy adaptables, y nos habituamos rápidamente a una nueva circunstancia de vida, para bien o para mal. Aunque esto nos ayuda cuando nuestra situación empeora, implica que cuando las circunstancias mejoran, pronto nos habituamos a nuevas comodidades o privilegios.

Esta “noria hedonista”, como se le llama, hace fácil acostumbrarse a algunas de las cosas que nos hacen “sentirnos bien”, tales como un auto nuevo, un nuevo cargo laboral, o el aire acondicionado, de modo que el sentimiento positivo se disipa. Una atmósfera de crecimiento contrarresta eso. Pronto darás por descontada tu nueva mesa de comedor, pero cuidar tu jardín te dará nuevas alegrías y sorpresas cada primavera.

El crecimiento explica la felicidad que trae entrenar para una maratón, aprender un idioma, coleccionar estampillas, ayudar a los niños a aprender a hablar, o aprender a cocinar cada una de las recetas de un libro de cocina.

Bookmark and Share

Los consejos más importantes para una felicidad duradera

Nota: El contenido de esta entrada ha sido extraído de la página www.gretchenrubin.com/happiness/author_interview.html, escrita por Gretchen Rubin.

Feliz

Según Gretchen Rubin, los principales tips para tener una felicidad duradera son:

  1. Aunque sea obvio, piensa en tu cuerpo. Duerme lo suficiente, haz ejercicio, no te permitas llegar a tener demasiada hambre.
  2. Encuentra formas de divertirte. Aprende a hacer algo nuevo, haz tiempo para hobbies, preserva recuerdos felices.
  3. Actúa de la manera en que desearías sentirte. Si te sientes enojado, actúa amable. Si te sientes cansado, actúa como si tuvieras energía. Si te sientes tímido, actúa amistosamente. Realmente funciona.
  4. Deshazte de las cosas que te hacen sentir molesto, enojado o culpable. Haz esa cita para hacerte un chequeo de cáncer de piel, llama a tu abuela, reemplaza una bombilla, limpia un armario, responde un email difícil, deja de regañar.
  5. Siempre que sea posible, conéctate con otras personas. Déjate ver. Haz planes. Únete a un grupo. Ve a una fiesta. Ayuda a alguien. Los filósofos y los científicos están de acuerdo: una estrecha relación con otras personas tal vez sea la clave para una vida feliz.

Bookmark and Share

Tips para ser más feliz

Nota: El contenido de esta entrada se basa en el post Tips: Ten tips for being happier, escrito por Gretchen Rubin en su sitio web The Happiness Project.

Feliz

Estos no son necesariamente los tips más esenciales para ser feliz, sino más bien estrategias que podrían ser no tan obvias. Así, por ejemplo, “ayudar a alguien” no está listado, aunque es una de las mejores formas de aumentar tu felicidad.

  • No comiences por cosas profundas.
  • En lugar de empezar con meditaciones diarias prolongadas o responder preguntas profundas sobre la propia identidad, debemos comenzar con lo básico, como ir a dormir a una hora decente y no permitirnos llegar a tener demasiada hambre. La ciencia respalda esto; esos dos factores tienen un gran impacto en la felicidad.

  • No expreses la cólera.
  • Los estudios demuestran que el concepto de la catarsis de la ira es una tontería. Expresar el enojo por molestias menores y efímeras sólo amplifica los sentimientos negativos, mientras que, muchas veces, no expresarlo permite disiparlo.

  • Finge hasta que lo sientas.
  • Los sentimientos acompañan a las acciones. Si estás abatido, puedes actuar como si estuvieras alegre, y descubrirás que de verdad te sientes más feliz. Si te sientes enojado con alguna persona, puedes hacer algo considerado por ella y tus sentimientos hacia ella se suavizan. Esta estrategia es misteriosamente efectiva.

  • Cualquier cosa que valga la pena hacer, vale la pena hacerla mal.
  • Los desafíos y las novedades son elementos clave de la felicidad. El cerebro es estimulado por la sorpresa, y lidiar exitosamente con una situación inesperada proporciona una poderosa sensación de satisfacción. La gente que hace cosas nuevas (aprender un juego, viajar a lugares que no conoce) es más feliz que la gente que se apega a actividades conocidas que ya hace bien.

  • No combatas el abatimiento dándote un gusto.
  • Frecuentemente las cosas que elegimos para darnos un gusto no son buenas para nosotros. El placer dura un minuto, pero luego los sentimientos de culpa y pérdida de control, y las consecuencias negativas, profundizan la pesadumbre del día. Aunque es fácil pensar “me sentiré mejor después de unas copas de vino / un pote de helado / un cigarrillo / unos jeans nuevos“, vale la pena detenerse a preguntarse si esto verdaderamente mejorará las cosas.

  • Compra algo de felicidad.
  • Nuestras necesidades psicológicas básicas incluyen sentirnos amados, seguros y buenos en lo que hacemos, y tener una sensación de control. El dinero no cumple automáticamente estos requerimientos, pero de seguro puede ayudar. Se puede gastar dinero para estar en contacto con familiares y amigos, para mantener la salud, para trabajar con mayor eficiencia, para eliminar fuentes de conflicto marital, para apoyar causas importantes, y para tener experiencias enriquecedoras.

  • No insistas en lo mejor.
  • Hay dos tipos de tomadores de decisiones. Los satisfactores toman una decisión una vez que se cumplen sus criterios. Cuando encuentran el hotel o la salsa para pasta con las cualidades que ellos quieren, están satisfechos. Los maximizadores quieren tomar la mejor decisión posible. Incluso si ven una bicicleta o mochila que cumple con sus requerimientos, no pueden decidirse hasta que han examinado cada opción. Los satisfactores tienden a ser más felices que los maximizadores. Los maximizadotes dedican más tiempo y energía para tomar decisiones, y se sienten frecuentemente ansiosos sobre sus elecciones. A veces suficiente es suficiente. (Ver el post Demasiadas opciones).

  • Haz ejercicio para aumentar tu energía.
  • El ejercicio es una de las formas más confiables para elevar el estado de ánimo. Incluso una caminata de 10 minutos puede iluminar tu perspectiva.

  • Toma medidas.
  • Algunas personas asumen que la felicidad es mayormente una cuestión de temperamento innato. Si bien es cierto que la genética juega un gran rol, aproximadamente el 40% de tu nivel de felicidad está dentro de tu control. Tomarse tiempo para reflexionar, y dar pasos concientes para hacer tu vida más feliz, realmente funciona.

Bookmark and Share

El proyecto felicidad

Gretchen Rubin

Gretchen Rubin es la autora del libro Objetivo: Felicidad, en el cual examina distintas fórmulas para ser más feliz. Según sus propias palabras, allí relata sus experiencias durante el año que pasó probando la sabiduría de distintas épocas, los estudios científicos actuales, y lecciones de la cultura popular acerca de cómo ser feliz, desde Aristóteles a Martin Seligman, desde Thoreau a Oprah.

En su sitio web, http://www.happiness-project.com, cuenta sus experiencias diarias en búsqueda de la felicidad. Allí encontrarán tips sobre cómo ser más feliz, abarcando áreas diversas como trabajo, relaciones, matrimonio, organización, paternidad, creatividad, diversión, salud, etc.

Además, esta autora tiene otro sitio, http://www.happinessprojecttoolbox.com, donde uno puede registrarse, iniciar su propio proyecto y usar las herramientas disponibles para ayudarse a ser más feliz, además de leer lo que escriben los demás.

Las herramientas del proyecto tienen como objetivo ayudarte a establecer metas, mantener tus resoluciones, expresar tus valores, y juntar material que te inspire, entre otras cosas.

Las principales herramientas son:

  • Resoluciones: comprometerte con una resolución y vigilar tu progreso. Tratar de formularla como una acción concreta y no como una meta abstracta.
  • Mandamientos personales: identificar principios para guiar tu vida.
  • Secretos de la adultez: recordar lo que has aprendido.
  • Diario: mantener un diario manejable, de una línea. Puede ser un diario de gratitud, un registro de tus lecturas, un seguimiento de una empresa que estás iniciando, etc.
  • Tablero de inspiración: juntar cosas que te inspiren, como frases, fotos, sitios web o libros que enciendan tu imaginación.
  • Listas: Mantener listas de cosas para hacer, de cosas favoritas, de cosas para hacer antes de morir, etc. Las listas pueden aumentar tu eficiencia y servirte para recordar tus aspiraciones.

Por ejemplo, estos son algunos de los muchos mandamientos personales que otras personas han escrito:

  • Sé auténtico.
  • Hazlo ahora.
  • Cuida de ti mismo.
  • Disfruta del proceso.
  • Haz lo que importa.
  • Actúa de la manera en que quieres sentirte.
  • Identifica el problema.
  • Simplifica.
  • Suficiente es suficiente.
  • Ayuda a alguien todos los días.
  • Haz lo que te hace feliz.
  • No te preocupes por pequeñas cosas.
  • ¿Esto importará dentro de un año?
  • Pregúntate qué es realmente importante.
  • Vive cada día como si fuera el último.
  • Confía en tus instintos.
  • Fomenta tus pasiones.
  • Ríete y diviértete.
  • Sé feliz de todos modos.

Bookmark and Share