Cómo usar el dinero para comprar felicidad

Esto es un resumen del artículo “If Money Doesn’t Make You Happy Then You Probably Aren’t Spending It Right”.

Si el dinero no te hace feliz, entonces probablemente no lo estás gastando bien
Elizabeth W. Dunn, de la Universidad de British Columbia
Daniel T. Gilbert, de la Universidad de Harvard
Timothy D. Wilson, de la Universidad de Virginia

Resumen

Basándonos en la investigación empírica, proponemos ocho principios diseñados para ayudar a los consumidores a obtener más felicidad con su dinero. En concreto, se sugiere que los consumidores (1) compren más experiencias y menos bienes materiales, (2) usen su dinero para beneficiar a otros en lugar de ellos mismos, (3) compren muchos pequeños placeres en vez de menos grandes, (4) eviten las garantías extendidas y otras formas de seguros caros, (5) posterguen el consumo; (6) consideren cómo características periféricas de sus compras pueden afectar su vida diaria; (7) tengan cuidado con la comparación al hacer compras, y (8) presten mucha atención a la felicidad de los demás.

Principio 1: Compra experiencias en lugar de cosas
La investigación sugiere que las personas son más felices cuando gastan su dinero en experiencias en lugar de cosas.

La gente es feliz al máximo cuando está pensando en lo que está haciendo, mientras que una mente “divagante” es una de las causas de felicidad disminuida. Y uno de los beneficios de las experiencias es que nos mantienen enfocados en el aquí y ahora.

Otra de las razones es que nos adaptamos a las cosas muy rápidamente. Después de dedicar días a elegir el piso de madera perfecto, los compradores encuentran que éste se convierte rápidamente en nada más que el suelo desapercibido bajo sus pies. Por el contrario, su recuerdo de ver a un bebé guepardo al amanecer en un safari africano sigue proporcionándoles placer.

Otra razón por la cual las personas parecen obtener más felicidad de las experiencias que de las cosas es que anticipan y recuerdan las primeras con mayor frecuencia que las segundas.

Las cosas nos dan la felicidad cuando las usamos, pero no tanto cuando sólo pensamos en ellas. Las experiencias dan felicidad en ambos casos, y algunas incluso pueden ser mejores contempladas que consumidas.

Somos más propensos a revisitar mentalmente nuestras experiencias que nuestras cosas, en parte, porque nuestras experiencias están más vinculadas con nuestra identidad.

Además, como las experiencias son tan únicas como la gente que las tiene, puede ser difícil comparar el paseo en bicicleta por el Ártico canadiense con la ruta del vino de California que podríamos haber hecho en su lugar, lo que nos salva de cavilaciones inquietantes sobre el camino no transitado.

Una última razón por la que las experiencias nos hacen más felices que las cosas es que las experiencias son más posibles de ser compartidas con otras personas, y las otras personas (como veremos a continuación) son nuestra mayor fuente de felicidad.

Principio 2: Ayuda a otros en lugar de a ti mismo
La calidad de nuestras relaciones sociales es un factor determinante de nuestra felicidad. Debido a esto, casi todo lo que hagamos para mejorar nuestras relaciones con los demás tiende a mejorar nuestra felicidad también, y eso incluye gastar dinero.

Aunque el gasto personal (cuentas y gastos, regalos para uno mismo) no está relacionado con la felicidad, la gente que dedica más dinero al gasto prosocial (regalos para otros, donaciones a la caridad) es más feliz.

¿Por qué el gasto prosocial produce tales beneficios en el bienestar? El gasto prosocial tiene un impacto poderoso en las relaciones sociales, y las relaciones sociales fuertes son fundamentales para la felicidad.

Gastar dinero en un amigo o un compañero romántico o dar a la caridad también proporciona una oportunidad para la autopresentación positiva, que se ha demostrado que produce beneficios para el estado de ánimo.

Los beneficios del gasto prosocial surgen independientemente de si las compras son materiales o de experiencias.

Principio 3: Compra muchos pequeños placeres en vez de pocos grandes
Si es inevitable adaptarse a los grandes placeres que el dinero puede comprar, entonces puede ser mejor disfrutar de una variedad de pequeños placeres frecuentes (cafés dobles, pedicuras de lujo, y medias de alta calidad) en lugar de invertir dinero en compras grandes tales como autos deportivos, vacaciones de ensueño, y boletos de primera fila para el concierto.

Esto no quiere decir que haya algo malo con las compras grandes. Pero ya que el dinero es limitado, puede ser mejor comprar dosis frecuentes de cosas agradables que dosis infrecuentes de cosas mejores.

Un paseo en calesita dos veces por semana durante todo el año puede ser mejor que un paseo anual en la montaña rusa.

Una razón por la que los pequeños placeres frecuentes le ganan a los grandes e infrecuentes es que es menos probable que nos adaptemos a los primeros.

Cuando un evento incluye novedad (nunca hemos experimentado el evento antes), sorpresa (no esperábamos que sucediera), incertidumbre (no estamos del todo seguros de lo que el evento es), y variabilidad (el evento va cambiando), hace que le prestemos más atención y nos adaptemos más lentamente.

Los pequeños placeres tienen más probabilidades de satisfacer estas condiciones que los grandes. Debido a que los pequeños placeres frecuentes son diferentes cada vez que ocurren, impiden la adaptación.

Otra ventaja de los pequeños placeres es que son menos susceptibles a la utilidad marginal decreciente. Comer una galletita de 20g no es el doble de placentero que comer una galletita de 10g. Comer dos galletitas de 10g en días diferentes puede ser mejor que comer una galletita de 20g de una sola vez.

La introducción de una discontinuidad temporal entre las experiencias mejora los efectos de la adaptación. Dos masajes más breves (interrumpidos por una pausa) es más agradable que un masaje continuo más largo.

Los individuos que tienen una mayor capacidad para saborear los placeres mundanos de la vida de todos los días son más felices que los que no. Esta capacidad de disfrutar, sin embargo, se reduce entre los individuos ricos. La riqueza promete el acceso a experiencias cumbre, que a su vez socavan la capacidad de saborear los pequeños placeres.

En resumen, no sólo son los pequeños placeres de la vida cotidiana una importante fuente de felicidad, sino que el acceso sin restricciones a experiencias cumbre en realidad puede ser contraproducente.

Principio 4: Compra menos seguros
Si la mala noticia es que nos adaptamos a las cosas buenas, la buena noticia es que nos adaptamos a las cosas malas también. La investigación sobre cómo las personas hacen frente a una amplia variedad de traumas y tragedias (desde ataques al corazón a ataques terroristas) sugiere que las personas no son seres emocionalmente frágiles, como a menudo imaginan ser.

Al igual que el sistema inmune nos protege de enfermedades físicas, el sistema inmune psicológico nos protege de malestares. Pero la investigación sugiere que la gente no sabe mucho acerca de su propio sistema inmune psicológico, y sobreestima su vulnerabilidad al afecto negativo.

Con frecuencia las empresas se aprovechan de esa ignorancia al ofrecer diversas formas de seguros contra la infelicidad, desde garantías hasta políticas de devolución, que proporcionan enormes beneficios para el vendedor y son malas apuestas para el comprador.

Comprar costosas garantías extendidas para protegerse contra la pérdida de bienes de consumo puede ser protección emocional innecesaria.

El sistema inmune psicológico tiene la capacidad de modificar los acontecimientos en una dirección positiva después de que se han producido, de modo de eludir el arrepentimiento. Las investigaciones demuestran que la gente es adepta a reconstruir los eventos con el fin de evitar la auto-culpa y el remordimiento.

Los consumidores, por supuesto, a menudo compran con el arrepentimiento futuro en mente. Lo que no saben es que sus cerebros ya están equipados con un mecanismo de reducción de infelicidad que pueden utilizar de forma gratuita.

Principio 5: Paga ahora y consume después
La costumbre de consumir ahora y pagar después socava el bienestar de dos maneras importantes. La primera es que lleva a la gente a adoptar un comportamiento con poca visión de futuro (acumular deudas, ahorrar poco para la jubilación, etc.), que a la larga, puede terminar arruinando sus vidas.

Una segunda razón se que se elimina la anticipación, y la anticipación es una fuente de felicidad gratis. La persona que compra una galletita y se la come enseguida puede obtener X unidades de placer de ella, pero la persona que guarda la galletita para más tarde obtiene X unidades de placer cuando finalmente la come, más todo el placer adicional de esperar ese momento.

La investigación muestra que las personas pueden disfrutar anticipando un evento próximo, incluso si el evento en sí no es del todo agradable. La gente ve las vacaciones de manera más positiva antes de la experiencia que durante la experiencia, lo que sugiere que la anticipación a veces puede dar más placer que el consumo, simplemente porque no está contaminada por la realidad.

Por supuesto, la memoria puede ser una poderosa fuente de felicidad también. Hay razones para creer, sin embargo, que la anticipación desencadena emociones más fuertes que el recuerdo. Por ejemplo, la gente se siente más feliz mientras anticipa sus próximas vacaciones que mientras recuerda las mismas vacaciones.

¿Por qué, entonces, el consumidor a menudo muestra un impulso hacia el consumo inmediato? Las personas creen que sus respuestas emocionales serán menos intensas en el futuro que en el presente. Este es un error de predicción afectiva que hace que la gente consuma inmediatamente y por lo tanto se pierda el placer de la anticipación.

Retrasar el consumo proporciona el beneficio de la anticipación, pero también puede promover la felicidad de otras dos maneras. Primero, cuando la gente selecciona bienes de consumo inmediato, se ven tentados por los vicios, como comida poco sana y entretenimiento fácil, que producen placer inmediato, pero carecen de beneficios o incluso conllevan costos a largo plazo. En comparación, el consumo postergado es más probable que promueva la elección de virtudes, las cuales producen bienestar más duradero (aunque sea menos inmediato).

Una segunda forma en la que retrasar el consumo puede promover la felicidad es que puede crear incertidumbre. Antes de comprar un producto, los consumidores en general tienen un cierto grado de incertidumbre acerca de qué producto van a seleccionar, cómo será, y cómo lo van a usar. Esta incertidumbre puede ayudar a contrarrestar el proceso de adaptación al mantener la atención centrada en el producto.

Principio 6: Piensa en lo que no estás pensando
Según una reciente encuesta, la mayoría de los canadienses sueña con tener una casa de vacaciones, de preferencia junto a un lago. Las características que destacan como importantes para su casa soñada son: tranquilidad, acceso a la pesca y la navegación, y vistas del atardecer.

Pero, teniendo una visión más amplia, hay muchos otros aspectos menos esenciales de tener esa casa que pueden influir en la felicidad de los propietarios, desde los mosquitos zumbando afuera, a problemas de cañerías en la zona del lago, a la vuelta a casa con niños soñolientos rascándose las picaduras de mosquitos. Bajo la suave luz de la imaginación, estos detalles desagradables, no esenciales, desaparecen de la vista, lo que podría sesgar las predicciones de los consumidores sobre el grado de felicidad que sus compras les darán.

Cuanto más lejos está una experiencia en el tiempo, más tendemos a pensar en ella de forma abstracta. Vemos el futuro lejano en formas sencillas y de alto nivel, y no en detalle.

La felicidad está a menudo en los detalles. En un día cualquiera, la experiencia afectiva es conformada en gran parte por las características de la propia situación actual (como experimentar presiones de tiempo en el trabajo o tener una cena tranquila con los amigos), en lugar de por circunstancias de vida más estables (por ejemplo, tener seguridad en el empleo, estar casado).

Con el tiempo, el estado de ánimo se predice mejor por las complicaciones y alegrías de la vida cotidiana que por eventos más importantes de la vida. Por lo tanto, al pensar en cómo gastar nuestro dinero, vale la pena considerar cómo las compras afectarán la forma en que pasamos nuestro tiempo. Por ejemplo, considera la posibilidad de elegir entre una casa pequeña, bien cuidada y una más grande que necesita reformas, de precios similares. La casa más grande puede parecer mejor negocio, pero si requiere cambiar tardes de sábado con amigos por tardes de sábado con plomeros, podría no ser tan buen negocio después de todo.

Por supuesto, después de comprar una casa nueva, nuestra felicidad dependerá también de los múltiples aspectos de la vida cotidiana que simplemente no están vinculados a la vivienda propia, desde tortas de cumpleaños y conciertos, a discos duros defectuosos y tostadas quemadas. Sin embargo, ya que esos detalles irrelevantes de la vida cotidiana se ocultan a la vista cuando enfocamos nuestros telescopios mentales en un evento importante en el futuro, podríamos con frecuencia estar sobrestimando el impacto emocional de un evento puntual.

Esto sugiere que los consumidores que esperan que una sola compra tenga un impacto duradero en su felicidad podrían hacer predicciones más realistas si simplemente pensaran en un día típico en su vida.

Principio 7: Cuidado con las compras por comparación
Hay sitios web que permiten buscar de todo y comparar una amplia gama de opciones dentro de una categoría determinada. De este modo, los consumidores pueden encontrar la mejor oferta en el producto más idóneo para sus necesidades.

Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que la comparación de compras a veces puede tener un costo. Esta comparación puede distraer a los consumidores de los atributos de un producto que serán importantes para su felicidad, centrando su atención en los atributos que distinguen a las opciones disponibles.

Antes de comprar una casa, las personas suelen examinar las especificaciones sobre las características de cada propiedad. A través de este proceso de comparación, las características que distinguen a una casa de otra pueden llegar a aparecer muy grandes, mientras que las similitudes se desvanecen en el fondo.

Como resultado, los compradores de vivienda pueden sobreestimar la felicidad que les dará una casa grande y hermosa en una excelente ubicación, frente a una casa más modesta, llevándolos a sacar un préstamo más grande de lo que pueden pagar.

Así, la comparación de compras puede centrar la atención de los consumidores en las diferencias entre las opciones disponibles (a menudo atributos irrelevantes para la felicidad), llevándolos a sobreestimar el impacto de elegir una opción más deseable frente a otra menos deseable, y puede incluso llevarlos a elegir una opción menos deseable.

Otro problema es que las comparaciones que hacemos cuando estamos de compras no son las mismas comparaciones que haremos cuando consumamos lo que compramos. Al momento de consumir el producto, ya no vamos a estar comparándolo con lo que no compramos. Las opciones que no elegimos se alejan hacia el pasado y ya no se usan como referencias de comparación.

Principio 8. Sigue a la manada
En Internet los consumidores pueden acceder a una enorme variedad de información para ayudarlos a elegir una película. Sin embargo, los consumidores podrían ignorar toda esta información sobre una película, y en su lugar, ver las calificaciones de los usuarios para saber cómo miles de visitantes del sitio calificaron la película.

La investigación sugiere que la mejor manera de predecir cuánto disfrutaremos una experiencia es ver cuanto la disfrutó otro.

En un estudio, se pidió a las mujeres predecir cuánto disfrutarían de una cita con un hombre en particular. Algunas de las mujeres vieron la fotografía del hombre y la autobiografía, mientras que otras vieron sólo una calificación de lo que una mujer anterior había disfrutado de una cita con el mismo hombre. Las que vieron la calificación hicieron predicciones más precisas que las que vieron la fotografía y la autobiografía.

Al parecer, François de La Rochefoucauld tenía razón cuando escribió: “Antes de poner nuestro corazón demasiado en algo, examinemos primero lo felices que son los que ya lo poseen“.

Otras personas nos pueden ofrecer una valiosa fuente de información, no sólo al decirnos lo que les ha hecho feliz, sino también proporcionándonos información sobre lo que piensan que nos hará felices.

Esto sugiere que un compañero de cena atento puede ser capaz de decir si disfrutaríamos del pescado o el pollo con sólo observar nuestras reacciones cuando estas opciones se presentan. En términos más generales, otras personas pueden constituir una fuente útil de información sobre los productos que nos producirán alegría, ya que pueden ver las reacciones no verbales que pueden escapar a nuestra propia percepción.

Bookmark and Share

Anuncios

Algunos tips para ahorrar

Nota: El contenido de esta entrada se basa en el post Little Steps: 100 Great Tips For Saving Money For Those Just Getting Started, escrito por Trent Hamm en su blog The Simple Dollar.

Ahorro

The Simple Dollar es un blog sobre economía personal, que ofrece numerosos recursos para ayudarnos a manejar nuestras finanzas y ahorrar dinero. Está dirigido a personas que luchan para liquidar las deudas y los malos hábitos de gasto al tiempo que buscan construir un futuro económicamente seguro.

Aquí comparto algunos de los tips para ahorrar que el autor lista en su post Little Steps: 100 Great Tips For Saving Money For Those Just Getting Started (Pequeños Pasos: 100 Tips Para Ahorrar Dinero Para Aquellos que Recién comienzan).

Cancela los canales de cable o satélite que no miras. Si pagas un paquete premium pero raramente miras esos canales extra, podría ser mucho más barato alquilar una película de vez en cuando.

Mejor aún, apaga la televisión. Tiene varios beneficios económicos: menos exposición a avisos publicitarios, más tiempo para enfocarse en otras cosas y menor consumo de electricidad, entre otros.

Domina la regla del día 30. Siempre que estés considerando hacer una compra innecesaria, espera 30 días y luego pregúntate si aún quieres ese artículo. Con bastante frecuencia, descubrirás que la urgencia por comprar ha pasado y te habrás ahorrado dinero simplemente esperando. Si quieres, puedes incluso mantener una “lista de 30 días” donde anotes el artículo y el día que lo reconsiderarás.

Haz tus propios regalos en vez de comprarlos. Puedes hacer velas, pan, galletitas, jabón y todo tipo de cosas en casa bastante fácil y económicamente. Estos regalos incluyen tu toque casero y con frecuencia son consumibles, lo que significa que no terminarás llenando el armario de alguien con trastos. Mejor aún: incluye una nota personal escrita a mano con el regalo, esto lo hará aún más especial que cualquier cosa que pudieras comprar en el centro comercial, además de que te ahorra dinero.

Escribe una lista antes de ir de compras y apégate a ella. Uno nunca debería entrar a una tienda sin una idea clara de lo que va a comprar. Antes de ir haz un plan cuidadoso de lo que comprarás, luego apégate estrictamente a esa lista cuando vayas a la tienda. No pongas en el carrito nada que no esté en la lista, no importa cuán tentador sea, y saldrás de la tienda ahorrando un montón.

Invita amigos en vez de salir. Casi toda actividad en casa es menos cara que salir fuera. Invita algunos amigos a comer, jugar a las cartas y tomar unos tragos. Todo el mundo se divertirá, el costo será bajo, y los demás probablemente corresponderán a tu invitación.

En vez de tirar una prenda dañada, arréglala. No tires una camisa por un botón roto, cose uno nuevo. No tires los pantalones por causa de un agujero, pon un parche y guárdalos para cuando estés trabajando en la casa. Cualquiera puede hacer costuras simples, sólo toma unos minutos y ahorra un montón de dinero al evitarte comprar ropa nuevas cuando en realidad no lo necesitas.

Prepara algunas comidas en casa. Consigue un libro de cocina accesible y fácil y prueba a hacer algunos de los platos. Descubrirás que cocinar en casa es mucho más fácil de lo que crees, y mucho más barato y sano que la comida para llevar o comer afuera. Mejor aún, puedes preparar comidas por adelantado. Una hora de preparación un fin de semana puede darte un montón de comidas baratas y prácticas que terminarán ahorrándote un montón de dinero y no consumirán tu tiempo cuando estés ocupado.

Prepara el cuádruple de una comida. La próxima vez que hagas una comida, haz cuatro porciones y pon las otras tres en el freezer. Entonces, la próxima vez que necesites una comida rápida, puedes tomar una de esas porciones y calentarla. Mejor aún, hacer esto te permite comprar los ingredientes al por mayor, haciendo cada comida más barata de lo que sería normalmente, y mucho más barata que las comidas prontas o comer fuera.

Invierte en un freezer grande. Un freezer grande, después de la inversión inicial, es una ganga. Puedes usarlo para guardar toda clase de alimentos al por mayor, lo cual te posibilita pagar menos por kilo. Mejor aún, puedes guardar montones de comidas preparadas por adelantado.

Deja hábitos caros, como cigarrillos, alcohol y drogas. Esos hábitos hacen que el dinero se evapore sin obtener nada a cambio. Trabajando duro para dejar esos hábitos descubrirás que el dinero permanece en tu bolsillo en vez de quemarse.

Instala lámparas de bajo consumo (o mejor, LEDs). Cuestan más pero ambas duran más que las lamparillas comunes y consumen mucho menos electricidad. Las lámparas de bajo consumo tienden a usar aprox. el 25% de una incandescente, los LEDs usan aprox. un 2%.

Compara precios y encuentra un supermercado más barato. Muchos tenemos la rutina de comprar en el mismo almacén, aunque no sea el que ofrece los mejores precios en nuestras compras más comunes. Mantén un registro de las 20 cosas que compras con más frecuencia, luego compra estos artículos en varios comercios. Eventualmente, una tienda resultará la más barata, simplemente haz de esa tu destino regular de compras y ahorrarás dinero.

Desafíate a intentar hacer tus propias cosas. Por ejemplo, hacer pan casero es bastante fácil y mucho más barato, saludable y sabroso que comprar pan en los comercios.

Haz tus propios productos en vez de comprarlos. Puedes hacer tu propio jabón para lavar ropa, detergente, limpiavidrios y aromatizante. Es mucho más barato que comprar la versión comercial. Trata de buscar recetas, es asombroso cuantas cosas puedes hacer en casa en sólo unos minutos, que te ahorran un montón de dinero en comparación con la versión comercial.

Si algo se ha roto, intenta repararlo tú mismo en vez de reemplazarlo o llamar a un técnico. Consigue un manual o consejos de Internet e inténtalo tú mismo. Se pueden arreglar relojes, aire acondicionados, y videograbadoras de esta forma, ahorrando dinero al no gastar en un reemplazo o un técnico.

Compra artículos de primera necesidad al por mayor. Compra aquellos artículos que se usan mucho, particularmente artículos no perecederos (bolsas de basura, jabón de lavar ropa, pañales, etc.) en la mayor cantidad posible. Esto reduce su costo unitario un poquito, y a la larga, suma algún dinero. Mejor aún, no tendrás que comprar estos artículos con mucha frecuencia, ahorrando en tiempo y en el costo del viaje al supermercado.

Compra usado. Con bastante frecuencia, puedes encontrar el artículo que buscas en tiendas de equipos usados, tiendas de juegos usados, tiendas de consignación, etc. Simplemente haz de estos comercios parte de tu rutina normal, ve allí primero cuando busques artículos y ahorrarás dinero.

Prueba marcas genéricas de artículos que compras regularmente. En lugar de adquirir la marca común de un artículo, prueba la marca de la tienda o la versión genérica del artículo. Ahorrarás algunos centavos y probablemente descubrirás que la marca de la tienda es tan buena como la de renombre, la única diferencia entre los dos, frecuentemente, es el marketing.

Aprende a vestirte mínimamente. Compra ropa que combine bien y no necesitarás tanta. Si tienes cinco pantalones, siete camisas y siete corbatas que todas combinan, tienes casi un infinito guardarropa simplemente combinando.

Averigua la recreación que ofrece tu ciudad. Tu ciudad puede tener parques, canchas, senderos, y muchas otras cosas esperando a ser usadas. Puedes ir a divertirte, practicar deportes, dar paseos o probar otras actividades, todo está allí gratis, lo que tienes que hacer es descubrirlo.

Infla las ruedas. Si las gomas tienen menos presión que la recomendada, pierdes en el rendimiento de gasolina. Simplemente inflando tus gomas, puedes mejorar el rendimiento hasta en un 5%.

Limpia el filtro de aire de tu auto. Un filtro de aire limpio puede mejorar el rendimiento de la gasolina hasta en un 7%. Además, limpiar el filtro de aire es fácil de hacer en sólo unos pocos minutos, simplemente sigue las instrucciones del manual de tu auto.

No excedas el límite de velocidad. No sólo es ineficiente en términos de uso de gasolina, también puede costarte mucho.

Toma el transporte público. Es mucho más barato y no tienes que preocuparte por estacionar tu vehículo.

Empieza una huerta. Cultivar una huerta es un hobby económico si tienes un patio. Puedes producir vegetales como por ejemplo tomates y luego, además de comerlos frescos, puedes preparar salsa, pasta, ketchup y otras conservas.

Estudia a fondo el calendario de tu comunidad. Habitualmente hay montones de eventos gratis en tu ciudad de los que ni te enteras. En la biblioteca local o centro comunal puedes averiguar los próximos eventos comunitarios. Frecuentemente, puedes obtener comidas gratis, entretenimiento gratis y otras cosas gratuitas simplemente prestando atención. Mejor aún, estarás en contacto con lo que está sucediendo a tu alrededor.

Lee más. Leer es una de los hobbies más baratos y más provechosos. La mayoría de las ciudades tienen una biblioteca pública, simplemente ve allí y saca prestados algunos libros que te interesen. Aprenderás algo nuevo, lo pasarás bien, y no tendrás que gastar un centavo.

Bookmark and Share

Págate a ti mismo primero

Dice Robin Sharma en su libro Megaliving:

“Una poderosa estrategia para el dominio financiero es también una muy simple: ahorra el 10% de lo que ganas (sácalo de tu sueldo antes de tener la oportunidad de gastarlo). Si puedes invertir U$S 200 por mes durante los próximos 30 años a un interés anual del 15%, terminarás con 1.4 millones de dólares. Ser prudente con tu dinero es una de las mejores inversiones que puedes hacer. La seguridad financiera conduce a la libertad personal.”

Este consejo proviene de un libro llamado El hombre más rico de Babilonia. Este libro cuenta la historia de un joven que hereda de su padre una considerable suma de dinero. Al poco tiempo el joven pierde su dinero, contrae deudas y es esclavizado para pagarlas. En ese momento, el joven recuerda los consejos que le dio su padre antes de morir. Siguiendo estos consejos, el joven logra convertirse en el hombre más rico de Babilonia.

Uno de los consejos era: siempre págate a ti mismo primero, es decir, aparta diez por ciento de lo que ganas y ahórralo, antes de gastar nada.

Interesante consejo, pues lo usual es que uno piense “si me sobra algo a fin de mes lo guardo”, pero después de pagar las cuentas y hacer las compras, podría encontrarse con que no le queda nada. En cambio, si lo guarda primero, tendrá que administrar el restante noventa por ciento.

Bookmark and Share