Empieza ya

“Aquello que puedes hacer o sueñas que puedes hacer, debes comenzarlo. La osadía lleva en sí, genio, poder y magia”. Goethe

Todos los libros sobre productividad pueden resumirse en 10 palabras: Una cosa por vez. La más importante primero. Empieza ya.

Y esa es la parte más difícil: empezar. Para que un cohete despegue, se necesita una gran cantidad de energía, pero una vez que el cohete ha despegado y alcanza una altura suficiente, la cantidad de energía necesaria para que continúe subiendo es mucho menor. Después de empezar, se produce un efecto dominó, una reacción en cadena que ocurre cuando un pequeña acción causa otra acción, la cual a su vez causa otra acción, y así sucesivamente.

¿Qué nos detiene? El perfeccionismo, el miedo a hacerlo mal, la apatía, el miedo a la crítica de los demás, etc., escondidos bajo excusas que parecen razonables como: “no tengo recursos, es demasiado tarde, no tengo tiempo, soy demasiado viejo, etc.“

En lugar de enfocarnos en las excusas de por qué no podemos, ¿por qué no empezar ya?

Podrías objetar: “pero la meta es tan grande, ¿por dónde empiezo?” Respuesta: simplemente empieza. Hasta el camino más largo comienza con un sólo paso.

Si quieres empezar a hacer ejercicio, muévete ya, si quieres empezar a aprender un idioma, empieza por buscar una palabra en el diccionario, si quieres tener tu casa organizada, dedica tan sólo 3 minutos a ordenar ya.

Cuando estás comenzando un proyecto o comenzando a aprender algo, debes bajar tus estándares. No se supone que seas bueno al principio, incluso podrías esperar ser malo. Los primeros pasos se supone que sean pequeños y manejables. Eso es lo que hace posible hacerlos. “Escribir un libro” o “ser un buen fotógrafo” no es un paso pequeño, manejable. Es una meta grande. Si quieres llegar allí alguna vez, tus primeros pasos tienen que ser algo como “una página mala por día” o “10 fotos malas por semana”. Puedes subir tus estándares más adelante, cuando tengas la experiencia necesaria para estar a la altura de ellos.

El secreto para avanzar es comenzar. El secreto para comenzar es dividir las tareas abrumadoras en pequeñas tareas manejables, y luego comenzar por la primera.

Y no te sientas mal por haber hecho demasiado poco, hasta ayer no habías hecho nada, así que felicítate por lo que sea que hiciste.

Nunca es demasiado tarde. ¡Empieza ya!

Bookmark and Share

Más tips para hallar inspiración

Paseo en bicicleta

  • Da un paseo en bicicleta.
  • Canta.
  • Escucha radio.
  • Trabaja en el jardín.
  • Recuéstate en el suelo y ve pasar las nubes.
  • Deambula por una librería o biblioteca.
  • Toca un instrumento.
  • Ve a pescar.
  • Teje, cose o haz alguna manualidad.
  • Hojea revistas viejas.
  • Empieza un cuaderno de ideas. Anota todo lo que se te ocurra.
  • Ordena un armario o una habitación.
  • Cambia los muebles de lugar.
  • Deja notas inspiradoras por ahí (ver operationbeautiful.com).
  • Escribe todas las cosas por las que te sientes agradecido.
  • Sueña despierto (deja volar la imaginación libremente).
  • Conversa imaginariamente con alguien que admiras.
  • Juega a ser otra persona.
  • Escribe en tu diario, o empieza uno si no tienes.
  • Haz un mapa mental (sobre el proyecto en el que estás atascado, para desarrollar una idea incipiente, etc.)
  • Escribe una lista de tus logros pasados.
  • Recuerda: nada es demasiado insignificante para ser una fuente de inspiración.

Bookmark and Share

Sugerencias para encontrar inspiración

Nota: El contenido de esta entrada se basa en el post 61 Ways To Find Inspiration When You’re Stuck and Feeling Down, publicado en el blog Dumb Little Man.

Caminata

Estas sugerencias pueden ayudarnos a encontrar inspiración cuando estamos atascados y necesitamos renovar el entusiasmo para poder hacer lo que tenemos que hacer, para comenzar algo nuevo, o simplemente para seguir avanzando.

  • Mira a un niño jugar.
  • Mira una película.
  • Lee un libro.
  • Lee una historia inspiradora.
  • Mira un video que te inspire en Youtube.
  • Recuerda momentos especiales del pasado.
  • Piensa en las cosas que haces bien.
  • Inicia una conversación en Twitter.
  • Conéctate con alguien en Facebook.
  • Únete a un grupo en LinkedIn.
  • Mira fotos inspiradoras en Flickr.
  • Echa un vistazo a la sección The Big Picture de Boston.com (Noticias en fotos).
  • Escucha música.
  • Asiste a un concierto.
  • Retoma ese deporte que dejaste de practicar.
  • Lee una autobiografía.
  • Lee sobre la vida de tu deportista favorito.
  • Lee sobre éxitos y fracasos.
  • Lee sobre personas desfavorecidas que se superaron.
  • Dibuja algo.
  • Lee sobre algo que nunca hayas leído.
  • Visita un lugar que nunca hayas visitado.
  • Aprende un idioma que pensabas que nunca podrías aprender.
  • Consigue wallpapers inspiradores para tu computadora.
  • Lee frases inspiradoras.
  • Da una caminata.
  • Da una larga caminata con un grupo de personas.
  • Llama por teléfono a viejos amigos y familiares.
  • Únete a un club de baile.
  • Usa StumbleUpon.
  • Sal con tu cámara y toma algunas fotos.
  • Examina los archivos de tus sitios web favoritos.
  • Escribe algo. No pienses, sólo escribe los pensamientos que te surjan.
  • Medita en soledad.
  • Pasa tiempo en la naturaleza.
  • Rompe tu rutina. Haz algo inesperado.
  • Lee poesía.
  • Mira una obra de teatro.
  • Ejercítate. Practica yoga.
  • Explora Delicious.
  • Observa la salida y la puesta del sol.
  • Sé voluntario en una causa noble.
  • Ayuda a alguien con una tarea.
  • Enseña y comparte conocimiento.
  • Crea un blog en Blogger o WordPress.
  • Juega con tu mascota.
  • Cocina algo sorprendente.
  • Celebra un festival que nunca hayas celebrado.
  • Acampa en el bosque durante algunos días.
  • Crea un nuevo hábito.
  • Participa de una maratón.
  • Escucha lo que las personas a tu alrededor tienen para decir.

Bookmark and Share