73 ideas para tener éxito

Robin Sharma

Hace unos tres años leí el libro Exito. Una Guia Extraordinaria, de Robin Sharma, y lo encontré realmente inspirador. Este escritor experto en desarrollo personal y liderazgo, es también el autor del libro El Monje Que Vendio Su Ferrari y de The Leader Who Had No Title (El líder que no tenía cargo), este último publicado recientemente.

Leyendo su blog, encontré el artículo Robin’s 73 Best Business and Success Lessons, donde presenta una síntesis de las mejores lecciones que ha aprendido para tener éxito en los negocios y la vida.

  1. Puedes ser un líder sin cargo.
  2. Saber qué hacer y no hacerlo es lo mismo que no saber qué hacer.
  3. Regala lo que más deseas recibir.
  4. El antídoto al estancamiento es la innovación.
  5. Las conversaciones a las que más te resistes son las conversaciones que más necesitas tener.
  6. El liderazgo ya no tiene que ver con el cargo sino con la pasión. Ya no tiene que ver con la imagen sino con el impacto. Este es el liderazgo 2.0.
  7. Cuanto más grande es el sueño, más importante es para el equipo.
  8. Los visionarios ven lo “imposible” como lo inevitable.
  9. Todos los grandes pensadores son ridiculizados al principio, y reverenciados con el tiempo.
  10. Cuanto más te preocupes por ser aplaudido por los demás y hacer dinero, menos te centrarás en hacer el gran trabajo que generará aplausos. Y que te hará ganar dinero.
  11. Para duplicar tu valor neto, duplica tu autoestima. Porque nunca excederás la altura de tu propia imagen.
  12. Cuantos más desórdenes permitas en tu vida, más desórdenes se volverán una parte normal (y aceptable) de tu vida.
  13. El secreto de la genialidad no es la genética, sino la práctica diaria unida a una perseverancia incansable.
  14. Los mejores líderes elevan a las personas en lugar de hundirlas.
  15. El recurso más valioso de los empresarios no es su tiempo. Es su energía. Adminístrala bien.
  16. Los miedos de los que huyes, corren hacia ti.
  17. El lugar más peligroso es tu zona de seguridad.
  18. Cuanto más avances hacia tus límites, más tus límites se expandirán.
  19. Cada momento delante de un cliente es una magnífica oportunidad para vivir tus valores.
  20. Sé tan bueno en lo que haces que nadie más en el mundo pueda hacer lo que tú haces.
  21. Nunca te irá mal haciendo lo correcto.
  22. Por lo general, se requieren unos 10 años para convertirse en una sensación de la noche a la mañana.
  23. Nunca dejes el lugar de una gran idea sin hacer algo para llevarla a cabo.
  24. Una base sólida en casa te prepara para una base sólida en el trabajo.
  25. Nunca pierdas una oportunidad de alentar a alguien con quien trabajas.
  26. Decir “lo intentaré” significa en realidad “no estoy verdaderamente comprometido”.
  27. El secreto de la pasión es tener un propósito.
  28. Haz unas pocas cosas con maestría en lugar de muchas cosas con mediocridad.
  29. Para tener las recompensas que muy pocos tienen, haz las cosas que muy pocas personas están dispuestas a hacer.
  30. Ve adonde nadie ha ido y deja un rastro de excelencia detrás de ti.
  31. En quién te estás convirtiendo es más importante que lo que estás acumulando.
  32. Acepta a tus compañeros de equipo como son e inspíralos a convertirse en todo lo que pueden ser.
  33. Para triplicar el crecimiento de tu organización, triplica el crecimiento de tu gente.
  34. Los mejores líderes son los aprendices más dedicados. Lee buenos libros todos los días. Invertir en tu desarrollo personal es la mejor inversión que harás.
  35. Las opiniones de otras personas sobre ti no son asunto tuyo.
  36. El cambio es más difícil al principio, más confuso en la mitad y mejor al final.
  37. Mide tu éxito según tu tanteador interno, no según uno externo.
  38. Entiende la sutil diferencia entre el costo de algo y el valor de algo.
  39. Nada hace fracasar tanto como el éxito. Porque cuando estás en la cima, es muy fácil dejar de hacer aquellas cosas que te llevaron a la cima.
  40. Los mejores líderes combinan valentía con compasión.
  41. Cuanto menos seas como los demás, menos les gustarás a los demás.
  42. Nunca te irá mal haciendo lo correcto.
  43. La excelencia en un área es el comienzo de la excelencia en todas las áreas.
  44. La verdadera recompensa por hacer tu mejor trabajo no es el dinero que ganas, sino el líder en que te conviertes.
  45. Pasión + producción = performance.
  46. El valor de alcanzar tus metas no reside en llegar a la meta sino en los talentos/fortalezas/capacidades que el trayecto te revela.
  47. Si no tienes convicciones firmes, serás influenciado fácilmente.
  48. Dí “gracias” cuando estás agradecido y “lo siento” cuando te equivocas.
  49. Haz el trabajo que estás haciendo hoy mejor que el trabajo que hiciste ayer.
  50. Pequeñas mejoras e innovaciones diarias (aparentemente insignificantes) conducen a logros asombrosos con el tiempo.
  51. Los más eficientes reemplazan agotamiento con inspiración todos los días.
  52. Cuida tus relaciones y las ventas/dinero se cuidarán solos.
  53. No puedes ser estupendo si no te sientes estupendo. Haz de una salud excepcional tu prioridad #1.
  54. Hacer las cosas difíciles que nunca has hecho, despierta los talentos que nunca supiste que tenías.
  55. Si cada uno de nosotros expresamos nuestro genio natural, todos elevamos nuestro mundo.
  56. Tu agenda diaria refleja tus valores más profundos.
  57. La gente hace negocios con gente que les hace sentir especial.
  58. En igualdad de condiciones, la principal ventaja competitiva de tu negocio será tu capacidad de producir Líderes Sin Cargo más rápido que tus competidores.
  59. Trata bien a las personas en tu camino hacia la cima y te tratarán bien en tu camino hacia abajo.
  60. El éxito radica en mantenerse fiel a algunos principios fundamentales. Realmente es muy simple. No fácil. Pero simple.
  61. El negocio (y la persona) que trata de ser todo para todo el mundo termina siendo nada para nadie.
  62. Una de las principales tácticas para el éxito duradero es el aprendizaje diario.
  63. Para tener todo lo que quieres, ayuda a tantas personas como te sea posible a conseguir todo lo que quieren.
  64. Entiende que un problema es tan sólo un problema si decides verlo como un problema (en lugar de una oportunidad).
  65. La claridad precede a la maestría. Elabora planes/metas/resultados claros y precisos. Y luego aparta la vista de todo lo demás.
  66. Los mejores en los negocios dedican mucho más tiempo al aprendizaje que al ocio.
  67. Suerte es donde la habilidad se encuentra con la persistencia.
  68. Los mejores Líderes Sin Cargo usan su cabeza y escuchan su corazón.
  69. Las cosas más difíciles de hacer son a menudo las mejores cosas a hacer.
  70. Cada persona en el mundo podría ser un genio en algo, si practicara diariamente por al menos diez años (según lo confirman las investigaciones de Anders Ericsson y otros).
  71. El ejercicio diario es una póliza de seguro contra enfermedades futuras. Los mejores Líderes Sin Cargo son los que están en mejor forma.
  72. La educación es el principio de la transformación. Dedícate a aprender todos los días a través de libros/audios/seminarios y coaching.
  73. La forma más rápida de hacer crecer las ventas de tu negocio es hacer crecer a tu gente.

Bookmark and Share

Kaizen: mejora continua

Jardín Japonés

Según Wikipedia,

“¡Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy!” es la base de la milenaria filosofía Kaizen, y su significado es que siempre es posible hacer mejor las cosas. En la cultura japonesa está implantado el concepto de que ningún día debe pasar sin una cierta mejora”.

Cierta vez, un profesor de administración nos habló sobre el Kaizen y usó como ejemplo un jardín japonés. En el jardín no se ven grandes cambios, pero cada día, imperceptiblemente, están haciendo pequeñas mejoras: se cortan unos brotes por allí, se quitan unas hojas secas por allá. No se realizan cambios sustanciales sino pequeños retoques diarios que significan un perfeccionamiento continuo.

Un autor que menciona el Kaizen en varios de sus libros es Robin Sharma. En su primer libro, Megaliving, escribe:

“No hay propósito más noble o importante que el propósito de la autosuperación. Como dijo Confucio muchos años atrás: ‘la gente buena se fortalece a sí misma incesantemente’. La mejora constante en todas las áreas es esencial para alcanzar tu verdadero potencial. La marca personal de casi toda persona exitosa es una dedicación a la mejora diaria tanto en su vida personal como profesional.

Estudia cualquier gran historia de éxito y sin duda aprenderás de su compromiso con el Kaizen. Estarán dedicados a pequeñas mejoras diarias en las áreas claves de sus vidas y volviéndose lo mejor que podrían ser.”

En su segundo libro, El monje que vendió su Ferrari, expresa:

“El arte del Kaizen se practica esforzándose cada día. Afánate por mejorar tu cuerpo y tu mente. Nutre tu espíritu. Haz esas cosas que temes. Empieza a vivir con energía desbordante y entusiasmo ilimitado. Ve salir el sol. Baila bajo una ducha de lluvia. Sé la persona que sueñas ser. Haz las cosas que siempre has querido hacer pero no hacías porque creías que eras demasiado joven o demasiado viejo, demasiado rico o demasiado pobre. Prepárate a vivir una vida de verdad, plena e intensa”.

Ambos libros están disponibles en www.scribd.com/

En el sitio web de Robin Sharma, www.robinsharma.com, se pueden encontrar recursos sobre desarrollo personal.

Bookmark and Share

Págate a ti mismo primero

Dice Robin Sharma en su libro Megaliving:

“Una poderosa estrategia para el dominio financiero es también una muy simple: ahorra el 10% de lo que ganas (sácalo de tu sueldo antes de tener la oportunidad de gastarlo). Si puedes invertir U$S 200 por mes durante los próximos 30 años a un interés anual del 15%, terminarás con 1.4 millones de dólares. Ser prudente con tu dinero es una de las mejores inversiones que puedes hacer. La seguridad financiera conduce a la libertad personal.”

Este consejo proviene de un libro llamado El hombre más rico de Babilonia. Este libro cuenta la historia de un joven que hereda de su padre una considerable suma de dinero. Al poco tiempo el joven pierde su dinero, contrae deudas y es esclavizado para pagarlas. En ese momento, el joven recuerda los consejos que le dio su padre antes de morir. Siguiendo estos consejos, el joven logra convertirse en el hombre más rico de Babilonia.

Uno de los consejos era: siempre págate a ti mismo primero, es decir, aparta diez por ciento de lo que ganas y ahórralo, antes de gastar nada.

Interesante consejo, pues lo usual es que uno piense “si me sobra algo a fin de mes lo guardo”, pero después de pagar las cuentas y hacer las compras, podría encontrarse con que no le queda nada. En cambio, si lo guarda primero, tendrá que administrar el restante noventa por ciento.

Bookmark and Share

Fijarse metas es clave para el éxito

En su libro Éxito, Robin Sharma nos aconseja:

Haz una lista de “las 101 cosas que hay que hacer antes de morir”.

Como ejemplo cuenta la historia de Ted Leonsis, vicepresidente de AOL. Hace unos años éste se hallaba en un avión que parecía a punto de estrellarse. Esto no ocurrió, pero decidió que tan pronto como bajara del avión viviría con más entusiasmo, propósito y urgencia. Así, tomó una hoja de papel y escribió una lista con las 101 cosas que estaba decidido a hacer antes de morir.

Leonsis, cuya lista incluía desde formar una familia a convertirse en propietario de una franquicia deportiva, ha logrado dos terceras partes de los objetivos que se marcó.

Dice Robin:

“Tomándolo como ejemplo, yo he hecho lo mismo. Me ha ido de maravilla. […] Muchos de los objetivos de mi lista se han hecho realidad.”

Esto me recuerda un artículo que leí hace tiempo en un ejemplar viejo de Selecciones, que relataba lo siguiente:

A los 15 años John Goddard elaboró una lista de todo lo que deseaba lograr en la vida, “Lista de mi vida”.

“Explorar los ríos Nilo, Amazonas y Congo. Escalar los montes Everest, Kilimanjaro y Cervino. Montar en elefante, camello, avestruz y potro salvaje. Rehacer los viajes de Marco Polo y Alejandro Magno. Aparecer en una película de Tarzán. Aterrizar en un portaaviones y despegar de él. Leer las obras de Shakespeare, Platón y Aristóteles. Componer una obra musical. Escribir un libro. Visitar todos los países del mundo. Casarme y tener hijos. Visitar la luna.”

En total escribió 127 metas.

“Me interesaba muchísimo en todo: viajes, medicina, literatura, la naturaleza. Deseaba yo hacerlo todo, y servir de inspiración a otros hombres. Elaboré un proyecto de metas para tener siempre algo por qué trabajar. También me daba cuenta de que me rodeaba gente que había caído en la rutina, que nunca había corrido riesgos, que nunca se ponía a prueba en modo alguno. Yo estaba resuelto a no seguir esa trillada ruta.”

A los 16 años ya había explorado con su padre el pantano de Okefenokee, en el estado de Georgia, y los Everglades, en Florida.

“Fue uno de los primeros puntos de mi lista que realicé, eso y aprender a bucear con equipo autónomo, adquirir un caballo y conducir un tractor.”

A los 20 ya había buceado en los mares Caribe, Egeo y Rojo. Había ingresado como piloto en la Fuerza Aérea, e intervenido en 33 misiones de combate sobre Europa.

A los 21 ya había estado en 21 países y, poco después de cumplir 22, descubrió un templo maya en lo recóndito de las selvas de Guatemala. Ese mismo año empezó a planear su empresa más ambiciosa, la meta nº 1: explorar el río Nilo. Tenía 26 años cuando lo logró.

“Aprendí mucho de mí mismo en ese viaje, de la alegría del triunfo, de vivir la vida cabal e intensamente. Esto me dio nuevo impulso para perseguir mis otras metas. Si hubiéramos previsto las distancias y los problemas que pasaríamos, quizás nunca habríamos salido de la tienda de campaña. Pero, al ocuparnos de un sólo día a la vez, alcanzamos finalmente nuestra meta. Y yo creo que así se debe afrontar la vida: en pequeños incrementos, a los que dedicamos todo lo posible de actividad, aprendizaje, amor y amistad.”

Hasta la fecha, ha realizado 109 de sus 127 metas.

Goddard añade continuamente nuevos objetivos y desafíos para sí.

“Trato de evaluar mi vida y ver en qué áreas podría mejorar en lo emocional, intelectual y físico.”

Piensa que esas evaluaciones lo hacen ser más productivo y feliz.

¿No sería fabuloso tener siempre una estimulante meta que cumplir, tener siempre una tarea que completar? Pues escribir nuestras metas es un hábito poderoso que nos impulsa como una fuerza magnética hacia la cristalización del futuro soñado al tiempo que vivimos intensamente el presente.

(A propósito, busqué a John Goddard en la web para ver qué había sido de él después de tanto tiempo y encontré que tiene su propia página: www.johngoddard.info).

Bookmark and Share

La limpieza puede ser una terapia

Limpiar y ordenar pueden ser más que simples quehaceres domésticos rutinarios, eso es lo que nos dice Sarah Ban Breathnach en su libro “El encanto cotidiano”.

“Cuando limpiamos y ordenamos la casa, en cierto modo también limpiamos y ordenamos nuestro espíritu. […]

Cada vez que me siento bloqueada o empantanada en situaciones frustrantes o penosas que no puedo cambiar, observo los montones de cosas que me rodean, ya sean expedientes, periódicos para leer o libros de cocina que esperan encontrar un sitio en las estanterías. Y me pongo a revisarlos, a hacer limpieza, a tirar y guardar. Los montones de cosas significan los asuntos sin resolver en la vida, lo que a menudo llamamos ‘ropa sucia’. […]

He descubierto que ordenar mis cosas me ayuda a encontrar el orden en mi interior, porque en medio de los trastos que se amontonan es imposible pensar bien, lo cual nos frustra y dificulta mucho la concentración”.

Algo parecido sostiene Robin Sharma en el libro Éxito, una guía extraordinaria, extendiendo el concepto de limpieza a todos los órdenes de la vida.

“Una limpieza a fondo es una excelente forma de centrar, simplificar y dar más sentido a tu vida. La mayoría de nosotros arrastramos una tonelada de trastos y equipaje por la vida. Entre ello se cuentan disparates como relaciones insatisfactorias […]; asuntos pendientes como […] el seguro de vida que tendrías que renovar; viejos cacharros que tienes que ordenar o tirar. La idea fuerza es esta: cuando hagas limpieza a fondo (cuando pongas orden o suprimas lo que debe ser eliminado de tu vida) te sentirás más ligero y feliz, y tu espíritu experimentará una renovada paz”.

¿Buscas paz interior? Agarra la escoba.

Bookmark and Share